La autopsia realizada al cuerpo del varón localizado en el interior del Centro de Tratamiento de Residuos (CTR) de San Román de la Vega ha desvelado que se trata de un hombre de 42 años y nacionalidad belga cuya identidad corresponde a las iniciales J.C. Además, se ha concretado que el varón no falleció por causas naturales y presentaba lesiones en la parte derecha de su cuerpo que podrían ser compatibles con un atropello.

Sin embargo, según confirmaron a Ical fuentes de la Subdelegación del Gobierno de León, por el momento se trata tan solo de una hipótesis, ya que la investigación continúa abierta para esclarecer los motivos del fallecimiento. Sin embargo, estos datos resultan reveladores y van cerrando el círculo sobre lo ocurrido.

Un trabajador del CTR localizó el cadáver de un hombre de mediana edad que se encontraba entre la basura en una zona en la que se almacenan los restos, al parecer no procedentes de los contenedores de basura, sino de restos que van desde hojas hasta escombros de obras, y que al parecer tenía restos de poda procedentes de León capital o de su alfoz.

El cuerpo, que fue trasladado al Instituto Anatómico Forense de Ponferrada, donde se le ha realizado la autopsia, presentaba algunos golpes, aunque la investigación no descartaba ninguna posibilidad, incluido el hecho de que pudieran haber sido provocados por el propio traslado hasta las instalaciones del CTR.