“En el norte de la Península Ibérica se levanta una gran cordillera de más de 400 kilómetros, como si se tratara de una gran muralla paralela a la costa del Mar Cantábrico. En su otra cara, la cordillera Cantábrica está repleta de cañones y bosques. Gracias a la influencia del mar y las elevadas precipitaciones, se ha originado una amplia vegetación en los bosques, y es el lugar perfecto para esconder un gran número de animales y otras formas de vida que conviven desde tiempos remotos. Pero sobre todo, es el territorio de una de las criaturas más impresionantes del hemisferio norte: el oso pardo cantábrico”. Esta es la sinopsis de la película Cantábrico, que en 10 días, el próximo 30 de marzo, se estrena en toda España.

De la mano del  productor, director y cámara de documentales de naturaleza Joaquín Gutiérrez Acha, Cantábrico nos muestra un territorio salvaje “que permanece aún en el olvido y que el mundo debe conocer”, según Wanda Visión, productora de la cinta. “Es el reino de los bosques, de los caballos salvajes, la tierra donde los lobos ibéricos se esconden tras la niebla, y el lugar donde la fantasía y la realidad caminan juntas”, explica en su web.

El oso pardo, el lobo, el gato montés, el urogallo, las truchas, las nutrias, las aves rapaces… introducen al espectador en su particular mundo, a lo largo de las diferentes estaciones, en un territorio salvaje y en ocasiones abrupto y hostil, que solo los mejores adaptados podrán superar. “Hemos querido hacer una película de repercusión internacional que dé a conocer la vida salvaje en las comunidades de Asturias, Castilla y León, Galicia y Cantabria y que potencie las actividades relacionadas con la observación de la naturaleza y el turismo ecológico”, afirman desde la productora.