El presidente del Consejo Comarcal del Bierzo y de la Mesa de la Energía, Gerardo Álvarez Courel, ha acogido de buen agrado la propuesta de Junta Castilla y León y Gobierno de España de crear un Real Decreto Ley para facilitar un cambio de propietarios de la central térmica berciana de Comspotilla con la idea de que se prolongue la actividad más allá del 30 de junio del 2020. “Es una opción más allá, la de intentar que la empresa italiana Enel venda sus acciones, si con ello se garantiza la continuidad de la térmica”, expuso.

La consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, está segura de que en caso de que Enel no apueste por la continuidad de Compostilla, como ha manifestado hace unas semanas, “seguramente otra empresa podría continuar con la actividad, porque es rentable”. Ello podría llevar a un cambio de propietarios o a una subasta a bajos precios, “incluso a un euro”. Courel va más allá y espera que fuese el Gobierno, quien en ese hipotético caso, se hiciese con el control de la térmica y la volviese a nacionalizar. “Más allá de una declaración de intenciones, sea de quien sea la central, lo importante es que se mantenga la actividad más allá de 2020. Me gustaría que en caso de que Enel venda sus acciones el Estado vuelva a tener participación en ella para asegurar las inversiones y el futuro de Compostilla”, subrayó. 

A corto plazo, los siguientes pasos políticos a dar para evitar el cierre de la central será la reunión anunciada entre la Mesa de la Energía, un representante de la Junta de Castilla y León, que en este caso será Ricardo González Montero, y previsiblemente participarán también los diputados y senadores que representan a la provincia. “A partir de esa reunión, que se celebrará en Río Selmo el viernes 26 de mayo, tomaremos las decisiones que haya que tomar”, auguró Courel.