Ical El Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) publica este lunes la rebaja fiscal del que la Junta aplicará a partir del 1 de enero de 2015 sobre el tramo autonómico del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y el incremento de los mínimos personal y familiar, además de la reducción en dos tercios de la tarifa del Impuesto sobre Hidrocarburos, conocido como ‘céntimo sanitario’ que pasará de 4,8 céntimos de euros por litro a 1,6.

Estos son los principales cambios en materia fiscal que recoge el anteproyecto de Ley de Medidas Tributarias y de Financiación de las Entidades Locales. Unas medidas, que tal y como apunta el Bocyl, que “responden a la necesidad de procurar, mediante normas que afectan a ingresos y gastos, una eficaz consecución de los objetivos que han de perseguir los presupuestos generales de la Comunidad de Castilla y León para el año 2015 y a la necesidad de lograr un marco de financiación adecuado para las entidades locales”.

El Ejecutivo de Juan Vicente Herrera acompañará los cambios impulsados por el Gobierno central con una rebaja en el tramo autonómico, que se notará en las nóminas a partir del 1 de enero de 2015 con el objetivo de que haya más renta disponible en los bolsillos de los ciudadanos.

Sobre la tarifa autonómica, el primer tramo experimenta un desdoblamiento, que hasta ahora englobaba las rentas hasta 17.707,2 euros, existiendo uno hasta 12.450 euros, lo que hace un total de cinco. En el primero, la tributación pasa del 12 por ciento al diez, tramo en el que se encuentran el 50 por ciento de los contribuyentes de Castilla y León (1.257.025), lo que supondrá para ellos un ahorro del 16,7 por ciento. Aunque el resto se mantiene, todos se beneficiarán del cambio, de forma que los primeros 12.450 euros de cualquier base liquidable pagará también un diez por ciento, frente al 12 actual. Así para los que declaren 53.407, el ahorro será del tres por ciento.

Con este cambio, la Comunidad se sitúa, según apuntó en su momento la consejera de Hacienda, Pilar Del Olmo, entre las autonomías con el tipo más bajo de España. Además, en paralelo, la Junta ha incrementado de media un 32 por ciento los mínimos personal y familiar, para adaptarse a la regulación estatal, que permitirá a los contribuyentes que declaren menos de 12.000 euros, no tener que realizar la Declaración de la Renta. Esta medida beneficiará a unos 100.000 castellanos y leoneses, según confirmó Del Olmo.

Los cálculos de la Junta es que los castellanos y leoneses tendrán en sus bolsillos 150 millones de euros más en 2015 por la rebaja fiscal. La medida no tendrá “coste” para las arcas de la Comunidad, según los cálculos del Ejecutivo, porque sostiene que reactivará el consumo y favorecerá la recuperación y la creación de empleo, lo que se traducirá en un incremento de la recaudación fiscal, que no reducirá la financiación de la autonomía.

Este cambio en el impuesto sobre la renta se sumará el próximo año a la reducción en dos tercios de la tarifa autonómica del Impuesto sobre Hidrocarburos, conocido como ‘céntimo sanitario’, que pasará de 4,8 céntimos por litro a 1,6, lo que debería traducirse, según la previsión del Gobierno autonómico, en una rebaja de los precios del combustible en la Comunidad, que registra uno de los más altos, y en un repunte del consumo. Además, se mantendrán el próximo año los 50 beneficios fiscales, con cambios en algunos para favorecer la creación de empleo.

50 beneficios fiscales

La rebaja fiscal se aplicará manteniendo los 50 beneficios fiscales autonómicos, que responden a prioridades como el apoyo a las familias con hijos o la generación y el mantenimiento del empleo. Para ello, el anteproyecto amplía uno de los que se introdujeron en 2014. Se trata del tipo reducido en el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales Onerosas que se aplica a la compra de inmuebles para sede o centro de trabajo de una empresa o negocio profesional, que desciende del cinco al cuatro por ciento. El porcentaje general es del ocho por ciento, si bien sube al diez si se trata de un edificio de más de 250.000 euros.

En materia de juego se introduce la tributación del nuevo tipo de máquinas E1, ante la posibilidad de que comiencen a instalarse en 2015. Asimismo, se modifica la cuota de las máquinas B conectadas bajo servidor, que pasa al diez por ciento de la base más 1.000 euros. A esto se une la aplicación de un tipo reducido del 15 por ciento en el bingo electrónico ligado a la creación de empleo.

Tasas

Respecto a las tasas, la Junta no las actualizará al IPC (Índice de Precios al Consumo), aunque se crean dos nuevos y se modifican nueve. En concreto, nacen las de inscripción o acreditación en el Registro de Centros y Entidades de Formación Profesional para el Empleo de Castilla y León, así como por autorización, seguimiento, control y evaluación de la impartición de acciones formativas conducentes a la obtención de certificados de profesionalidad no financiadas con fondos públicos de la Administración laboral. Además, se reforma para establecer una nueva de ámbito interautonómico en materia de caza y pesca.

Finalmente, se introducirán elementos de simplificación administrativa en la Ley del Ruido, elimina el derecho de preferencia en la prestación de servicios de transporte escolar por parte de las operadoras de servicios regulares, se crea el área de transporte metropolitano y se anula la prohibición de que se celebren actuaciones musicales en algunos tipos de bares, a petición de ayuntamientos.

En cuanto la nueva financiación local, se recoge un suelo mínimo a los fondos a las entidades, la recuperación de dos de los tres ‘moscosos’ para el personal de centros sanitarios, eliminados en 2012 en las medidas para corregir el déficit, la adaptación de las ayudas de la vivienda a la ley estatal y a la segunda actividad para policías locales a partir de 60-62 años.