Estamos ante una de las mejores novelas japonesas de suspense. Su
título "EL LAGARTO NEGRO", escrita por Edogawa Rampo y publicada bajo el
sello editorial de "Salamandra".

 La historia nos sumerge en la lucha sin cuartel entre dos enemigos
acérrimos, cuya admiración y fascinación mutuas son un acicate para
mantener una rivalidad innegociable. Así pues,Kogoró Akechi -el iknmortal
personaje de Rampo, un detective capaz de solucionar caso con su brillante
interpretación de la escena del crimen y un don para anticiparse al
siguiente paso de sus rivales -ha de enfrentarse a la pérfida y sensual
madame Midorikawa, quintaesencia de la femme fatale, apodada "Lagarto
Negro" por el espectacular tatuaje que luce en un brazo. Midorikawa padece
la necesidad enfermiza de coleccionar los objetos más bellos del planeta, y
cuando se propone conseguir la joya más preciada de Japón, la fuerza que la
empuja no es tanto el afán de satisfacer su deseo como la oportunidad de
retar a Akechi y demostrarle que su inteligencia es superior a la de él.

 Verdadero icono  de la novela policiaca japonesa, la celebridad de
Edogawa Rampo se extendió también fuera de su país. Este libro no sólo es
una de sus obras más emblemáticas, sino también un claro ejemplo de la
figura del investigador entendido como un gran maestro de la deducción y de
la lógica.

                                       Alfonso DEL RIO SANCHEZ