El Consejo de Ministros ha aprobado las obras de emergencia para la reparación de los daños provocados por la crecida de ríos en la cuenca del Sil, en la comarca del Bierzo (León), tras los fuertes temporales de los meses de enero y febrero de este año. En concreto, se acometerán dos tipos de actuaciones, con una inversión total de 400.000 euros. La primera consistirá en la reparación de los daños producidos por las avenidas en los cauces de los ríos Sil, Oza, Cúa y Barredos, en los términos municipales de Ponferrada, Carracedelo y Carucedo, por un importe de 235.000
euros.

Los trabajos previstos permitirán arreglar, entre otros, los socavones, las obras de defensa y las infraestructuras asociadas a los regadíos del Bierzo y sus carreteras de servicio que han resultado afectadas por las crecidas de los ríos. La segunda actuación consistirá en la reparación de los daños provocados por las crecidas del río Boeza en las conducciones de abastecimiento y saneamiento de agua en Bembibre, por un importe de 160.000 euros.

Las crecidas de principios de año alcanzaron la traza de la tubería de abastecimiento y un tramo de la conducción de saneamiento, dejando estas infraestructuras fuera de servicio.