El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, insistió este martes en que la instalación de unidades de radioterapia no se basa en criterios económicos, sino médicos. Así lo señaló el jefe del Ejecutivo regional durante la respuesta a una pregunta oral formulada por el portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Luis Tudanca, en el pleno de las Cortes. “No es cuestión económica, sino de garantía en la atención sanitaria”, remarcó Herrera.

El socialista le acusó de incumplir las promesas electorales de las citas de 2007 y 2011, cuando el programa electoral del PP incluía la instalación de aceleradores lineales en el centro sanitario abulense. Motivo por el cual se han recogido 48.000 firmas de ciudadanos de Ávila que Tudanca dijo, trae a las Cortes hoy en el Día Europeo de los Derechos de los Pacientes.

“No sólo es una necesidad, sino una demanda mayoritaria”, recordó el portavoz socialista, quien censuró que de las ocho capitales de provincia españolas que no disponen de una unidad de este tipo, cuatro están en Castilla y León. “¿No le da vergüenza?”, se preguntó.

En su respuesta, Herrera sostuvo que su Gobierno no hace “oídos sordos” a la petición de los ciudadanos, pero tampoco al criterio de los especialistas, expertos y científicos que aseguran que, entre otras cosas, una mayor dispersión de este servicio supondría una pérdida de eficacia y menor accesibilidad a las mejoras, al tiempo que los científicos evidencian una relación entre la mortalidad y morbilidad con el volumen de actividad. “No es una cuestión económica, sino de asistencia sanitaria”, repitió.

“Yo sé que hoy que es el santo de Don Perfecto, usted tiene todas las soluciones pero además de ponerse a la cabeza de las manifestaciones debe enterarse de lo que dicen los expertos”, remarcó Herrera, a lo que Tudanca le acusó de hacer “pura demagogia” al prometerlo para conseguir votos y después olvidarlo.

Según Tudanca, la Sociedad Española de Oncología recomienda la instalación de una unidad de este tipo por cada 140.000 habitantes. Mientras tanto, le afeó que en su acuerdo con Ciudadanos de cara a los Presupuestos hayan apostado por la reducción del impuesto de sucesiones para “cuatro familias ricas” con lo que las arcas de la Comunidad dejarán de recibir ocho millones de euros con los que se podrían comprar estos aceleradores.

Sin embargo, añadió, “han decidido hacer este regalo fiscal a los más ricos”. “Si no cumple con la promesa electoral, Amancio Ortega habrá hecho más por la sanidad de Castilla y León que usted”, remarcó Tudanca.

Afirmaciones que hicieron que Herrera le acusara de “manipular sus palabras” y llevar el debate a la materia económica. “Le he hablado de la garantía de asistencia”, reiteró, para añadir que la Junta se va a guiar por los criterios de los expertos a la hora de decidir si instalar o no estas unidades.

Además, recordó los acuerdos con otras comunidades vecinas para la prestación de este servicio, los esfuerzos de los últimos dos años en la renovación de los aceleradores de Salamanca y León o el trabajo en el plan para optimizar la asistencia de radioterapia. “No me hable en términos económicos porque no es economía, es atención médica”, concluyó.