IU y PCE no cierran la puerta a una subvención para «salvar 500 empleos»
Izquierda Unida y el PCE del Bierzo entienden que Endesa obtenga ayudas públicas para abordar las reformas medioambientales exigidas por Europa pesar de que siempre se han manifestado en contra de las subvenciones públicas a empresas privadas. En este caso, se trataría de “una situación de emergencia” en la que se requieren “decisiones urgentes pero no a fondo perdido” sino “con un compromiso de mantenimiento de puestos de trabajo e inversión también en futuros avances tecnológicos”, afirman en un comunicado conjunto.

Las dos organizaciones señalan que si los dos partidos mayoritarios “dejaran de pasarse esa pelota de culpabilidad, suponemos que pensarían que subvencionando esos 200 millones como medida urgente para que unos 500 empleos directos y muchos más indirectos no se queden sin empleo, sería una solución a lo inmediato”. Es más, creen que “si en varios casos de corrupción se han llevado mucho más, no debería ser difícil encontrarlos y aportarlos y no sería discriminatorio en relación con otras subvenciones concedidas a otros sectores y en otras actuaciones”.

Desde la apuesta por la minería, por la fijación de población, el empleo estable y de calidad, PCE e IU entienden que la central térmica es en estos momentos “indispensable” en el Bierzo para defender “las cuencas mineras y nuestro carbón autóctono, este no se puede quemar si no hay donde hacerlo”.

No obstante, ambas formaciones mantienen su apuesta por la nacionalización del sector eléctrico y sostienen que esta situación “no se hubiese dado si este sector como otros muchos no se hubieran dejado ni vendido al capital privado”. Y es que, apostillan, “la nacionalización que defendemos es para que el gobierno sea el gestor, pero quizás no entendieron que queremos que sea el gobierno de España y no el gobierno italiano a través de Enel quien decida sobre parte de nuestro sector energético”.