La alcaldesa de Ponferrada, Gloria Merayo, exige a la Diputación de León que convierta la pista que une las localidades ponferradinas de San Cristóbal de Valdueza y Peñalba en una carretera “por seguridad”. El detonante habría sido el incendio que mantiene en vilo desde este pasado miércoles a los vecinos de las localidades ponferradinas que conforman la Tebaida berciana. 

Las estrechas dimensiones de la carretera principal que llega a Peñalba habrían impedido el acceso a la maquinaria necesaria para frenar las llamas, que tuvieron que optar por utilizar la citada pista. “Afortunadamente pudieron entrar por ahí porque la pista está en buenas condiciones pero cuando llegue el invierno y las lluvias habrá que volver a adecuarla. Esa pista tiene que convertirse en carretera, no es un capricho“, subrayó Merayo.

“A estas horas se están ampliando todo lo posible los medios terrestres y aéreos de extinción de incendios”, aseveró la regidora de la capital del Bierzo con semblante serio. “Pido a cualquier persona que tenga alguna información que la de, porque si no están amparando a un delincuente. Ha habido riesgo para la población civil. Esto no es una falta administrativa es un delito muy serio que ha reflejado la necesidad de que se construya la carretera que une San Cristóbal y Peñalba”.

Los estragos que siguen ocasionando las llamas son incalculables a estas horas del día, ni siquiera la alcaldesa se atreve a dar una cifra aunque habla de “muchísimas hectáreas” de bosque autóctono calcinadas. “Es verdad que ayer por la noche hubo una situación comprometida en algunas poblaciones sin que llegara a haber riesgo para la población pero se ha estado en alerta. Tenemos reservadas plazas hoteleras en varios hoteles de Ponferrada por si fuera necesario evacuar alguna población. De momento parece que no pero no lo descartamos porque el fuego es impredecible”. 

Por todo ello, Merayo ha cambiado el mensaje tranquilizador de la tarde de ayer en la que aseguraba que “todo está controlado” por uno de “tranquilidad pero preocupación. Tranquilidad en el sentido de que están todos los medios de los que se puede disponer al alcance pero el problema que tenemos es la climatología. Con el viento que hay, los medios aéreos que serían los más efectivos pueden volar malamente. Hay momentos del día en los que no pueden volar porque no podemos poner en riesgo la vida de los tripulantes de los helicópteros“.

En torno a las tres de la madrugada de este jueves el fuego habría saltado la carretera y el río hacia Montes de Valdueza. Bomberos de Ponferrada y Policía Municipal siguen trabajando codo con codo con los efectivos de la Junta y el Ministerio para salvaguardar el bienestar de la población, la principal prioridad en estos momentos. “Es un día triste, muy triste para Ponferrada”, zanjó.