La Asociación de Vecinos La Estación-Temple disgustada con la alcaldesa por no haber visitado todavía su barrio ha mantenido una reunión con la propia Gloria Merayo, el ya exconcejal de Urbanismo, Tulio García, y el concejal de Medio Ambiente, Roberto Mendo, hace un par de días, para pedirles mejoras que el barrio y los vecinos vienen pidiendo desde hace años. 

La primera de ellas, y “vital” para el presidente de la asociación, Jesús López, es la adecuación del alcantarillado del barrio porque “hay filtraciones que acaban inundando los garajes y bajos y tenemos muchas quejas de los vecinos. La alcaldesa entendió el problema y se comprometió a solucionarlo por calles en un plazo máximo de 3 o 4 años”, explicó.

La segunda tiene que ver con las antiguas carboneras del poblado de la MSP, del barrio Temple, que se han convertido en “un criadero de ratas”, definió López. El próximo mes de marzo podría fijarse una reunión con los vecinos propietarios de las carboneras, miembros del consistorio ponferradino y también representantes de la asociación de vecinos para explicarles que “tendrían que ceder el terreno pero las obras no les van a costar una peseta”, aseguró. La idea de qué hacer en ese espacio está por definir pero podría convertirse en una zona de ocio con bancos y zonas verdes o que se deje como algo histórico, símbolo de la minería. 

Representantes de la Asociación de Vecinos La Estación- Temple. / QUINITO

La tercera de las peticiones es un proyecto municipal conjunto con la Confederación Hidrográfica Miño-Sil y tiene que ver con el acondicionamiento de los márgenes del río. Las obras irían desde el puente del ferrocarril hasta Toral de Merayo y supondrían una inversión de 500.000 euros. CHMS ya ha remitido el proyecto al consistorio pero éste está matizando algunos puntos para introducir zonas verdes pero “la alcaldesa ha llegado a un compromiso con nosotros de llevarlo a cabo y empezar la obra como plazo máximo en 2018”, confía López.

Además, le han planteado otras necesidades menos acuciantes pero también relevantes como el asfaltado de la calle Camino del Bosque o vigilar la nueva ordenanza de recogida de excrementos de la vía pública de los propietarios de perros que contempla multas entre los 600 euros y los 1.000 euros.

La asociación vecinal es una de las más importantes del municipio ponferradino y aglutina a 705 familias. “El actual equipo de gobierno no se ha dignado a venir a darse un paseo por aquí todavía pero los invitamos a que lo hagan y se han comprometido a visitarnos en marzo o abril. Vamos a estar vigilantes porque se han comprometido con nosotros a tomar medidas en todos estos temas y si en 2 o 3 meses no han empezado con alguna obra no nos arrugaremos en convocar a los vecinos y hacer movilizaciones aunque por ahora no tenemos motivos para no confiar en ella”, zanjó. 

Presidente de la Asociación de Vecinos La Estación- Temple. / QUINITO