El presidente de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil, Francisco Marín, anunció hoy que el órgano de gestión del agua, dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, invertirá entre 800.000 y 900.000 euros en las obras de construcción de una nueva Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) en el municipio de Priaranza del Bierzo (León). La nueva infraestructura, que se prevé que pueda estar lista a finales de 2018, dará servicio a 1.000 habitantes de tres localidades: Priaranza, Santalla y Villalibre de la Jurisdicción.

En ese sentido, Marín recordó que la puesta en marcha de la obra era una de las actuaciones previstas, aunque no ejecutadas, en el protocolo del plan nacional de calidad aguas en Castilla y León, publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) en el año 2011. Tras reunirse con el alcalde de Priaranza del Bierzo, José Manuel Blanco, Marín anunció que la licitación de la redacción del proyecto y del correspondiente estudio de alternativas tendrá lugar “en breve”.

Al respecto, el presidente de la Miño-Sil adelantó que, una vez redactado el proyecto, las obras se licitarán a finales de este año para que la infrestructura entre en funcionamiento a finales de 2018. “Tenemos que ver dónde se va a ubicar para que el Ayuntamiento ponga los terrenos a disposición”, adelantó Marín, que añadió que, en caso de no poder adquirirlos, debería iniciar un proceso de expropiación. En ese sentido, el Consistorio berciano se hará cargo de los gastos inherentes a la expropiación, así como de la explotación de la planta una vez ejecutada, avanzó el presidente de la Confederación.

Por su parte, Blanco consideró que el proyecto es “una obra muy importante para el municipio” y recordó que la construcción de la EDAR solucionará el “muy deficitario” saneamiento de la zona. El regidor aseguró que están a la espera de conocer la redacción del proyecto para conocer la ubicación final de la planta depuradora, aunque avanzó que “una obra como ésta tiene la prioridad suficiente para plantearse las expropiaciones”.

Resto de actuaciones 

Por otro lado, el presidente de la Confederación Miño-Sil aprovechó su presencia en el Bierzo para anunciar que las obras que el órgano de gestión del agua lleva a cabo en la presa de la Fuente del Azufre, en Ponferrada, acabarán durante el mes de marzo, con el objetivo de que, una vez recepcionada la obra, la presa entre en uso.

Además, Marín recordó que los trabajos de estabilización del talud y de protección del estribo en el embalse de Bárcena obligarán a cortar a partir de mañana y durante dos meses el paso de vehículos y peatones por el vial de coronación de la presa. El corte de tráfico se realizará en días laborables, incluidos los sábados, en horario de 8 a 13.30 horas y de 15 a 19 horas.

Por último, Marín destacó que la edición de hoy del BOE publicó la convocatoria para el levantamiento de actas de expropiación relacionadas con el colector del municipio berciano de Cabañas Raras, una obra que definió como “la actuación más importante y más demandada en el Bierzo Bajo, que completará las infraestructuras de saneamiento de las obras de interés general”.

Al respecto, el presidente de Confederación adelantó que el pleno de la Mancomunidad de Municipios del Agua del Bierzo deberá dar la semana que viene su aprobación al convenio para que la Miño-Sil ejecute una obra de la que se hará cargo la propia Mancomunidad. Los trabajos cuentan con un presupuesto superior a los 3,5 millones de euros y su plazo de ejecución previsto es de 18 meses.

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil, Francisco Marín (I), a su llegada a la presentación del proyecto de saneamiento del municipio de Priaranza del Bierzo. / C. Sánchez