El presidente de la Diputación de León, Juan Martínez Majo, anunció hoy la intención de la institución provincial de aumentar este año la partida destinada a la mejora y rehabilitación de las casas cuartel de la provincia, con una cifra que alcanzará los 180.000 euros frente a los 130.000 que se venían destinando actualmente. Entre estas mejoras, Majo garantizó una partida para dotar a estas instalaciones de desfibriladores que se irán instalando “paulatinamente”.

Majo recordó que el año pasado se actuó en cinco casas cuartel y para este año que ahora comienza se ha realizado un esfuerzo incrementando la cantidad asignada para la mejora de los cuarteles con el fin de que sean un espacio “digno para vivir y trabajar” por parte de los profesionales de la Guardia Civil. El objetivo final es la permanencia de este cuerpo de Seguridad del Estado en los pueblos de la provincia, al posibilitar la residencia de los guardias civiles en su lugar de trabajo.

Desde 2006 se han llevado a cabo un total de 62 obras en los cuarteles de 29 localidades leonesas “siempre en base a la urgencia y las necesidades de la Guardia Civil”, según explicó Juan Martínez Majo, quien apuntó que, durante estos últimos diez años, la inversión ha ascendido a 1,5 millones de euros.

La subdelegada del Gobierno en León, Teresa Mata, agradeció la labor de la Diputación Provincial por haber entendido en todo momento la necesidad de favorecer “una atención directa al ámbito rural” y se felicitó porque la compra de desfibriladores puede permitir “salvar una vida”, a lo que hay que sumar la formación que se va a impartir y que va a “facilitar la tranquilidad y dar mayor calidad de vida”, concluyó.