La actividad de la gripe aumenta en Castilla y León y se sitúa ya en un nivel de intensidad “muy alto” en comparación con temporadas anteriores, al registrar 416,77 casos por cada 100.000 habitantes entre el 2 y el 8 de enero. Aunque se eleva en todos los grupos de edad, son los adultos y las personas mayores los que se ven afectados “de manera importante”. El virus predominante es de tipo A, subtipo H3N2, tanto en la Comunidad como en el resto de España y los países del Hemisferio Norte, según los últimos datos recogidos por Ical de la Red Centinela Sanitaria.

Así, la gripe ha repuntado desde los 138 casos de hace dos semanas hasta los 416,77, cerca de alcanzar el máximo de 2015, que fue de 434 casos por cada 100.000 habitantes. La semana pasada, 24 médicos de la Red Centinela Sanitaria comunicaron 73 casos de gripe, por lo que la población cubierta con esta estimación asciende a 19.508 personas. Además, se procesaron 58 frotis faríngeos (raspado en la garganta para extraer una muestra y analizarla), con 24 casos detectados.

Respecto a los 242 casos acumulados, 198 fueron de personas no vacunadas y los 44 restantes de vacunados. Por tramos de edad, el de niños de entre cero y 14 años registró 36 casos registrados. A continuación se situaron los adultos de entre 45 y 64 años, con 66 casos, seguidos de los de entre 25 y 44, con 40. Por su parte, el grupo de entre 65 y 74 años supuso 21 casos, y finalmente, entre los ciudadanos mayores de 75 años, 26.

Vacunación

La Consejería de Sanidad compró dos lotes con 672.000 dosis de vacunas antigripales, por un importe de 2,8 millones de euros, para esta campaña de vacunación. Así, recibió 462.000 unidades vacunales con adyuvante, cuyo importe asciende a dos millones de euros y otras 210.000 dosis de la vacuna crecida en cultivos celulares, por 764.400 euros.

Para la adquisición de estas unidades, la Administración sanitaria de Castilla y León se ha adherido, como en años, al acuerdo marco suscrito por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria y la mayoría de las comunidades autónomas españolas, para la compra centralizada de vacunas.

El lote de vacunas antigripales con adyuvante está dirigido mayoritariamente a la población mayor de 70 años, si bien, por razones de una mayor protección inmunitaria, también se administra a población mayor de 65 años institucionalizada, ya que se trata de una formulación especialmente elaborada para mejorar la respuesta inmunológica frente al virus en personas que normalmente la presentan baja.

Por su parte, las 210.000 dosis de crecimiento celular tiene como destinataria la población de entre dieciocho y 70 años que conforma los siguientes grupos de riesgo sanitario y social a los que se le recomienda vacunarse: población mayor de 60 años; pacientes de enfermedades crónicas respiratorias, cardiológicas, metabólicas y renales; mujeres embarazadas; profesionales sanitarios y socio-sanitarios; personal de servicios públicos esenciales, tales como policías, bomberos, de Protección Civil; personas que puedan convertirse en transmisores involuntarios de la gripe: personal de instituciones geriátricas, cuidadores a domicilio; profesores; residentes en instituciones penitenciarias y centros tutelares de menores; y trabajadores de granjas y mataderos avícolas.

Gripe

La gripe es una enfermedad respiratoria infecciosa aguda con una elevada capacidad de transmisión de una persona a otra. Se presenta generalmente en los meses de invierno (de noviembre a marzo) y en forma de epidemia. Los virus tienen una gran capacidad para sufrir variaciones lo que implica que cada temporada aparezcan nuevos virus gripales para los que el ser humano no tiene protección, por lo que la vacuna debe actualizarse cada año.

En cuanto a los síntomas, se caracteriza por un comienzo brusco con escalofríos y fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares y articulares generalizados, cansancio, malestar general, congestión nasal, dolor de garganta y tos seca. La mayor parte de las personas que padecen la gripe se recuperan en menos de una semana sin necesidad de tratamiento o cuidado hospitalario. Sin embargo, en ocasiones, puede complicarse y producir bronquitis o neumonía bacteriana, que pueden ser especialmente graves en personas de alto riesgo como los ancianos o los que poseen enfermedades crónicas como diabetes, afecciones cardíacas y problemas respiratorios.

Red Centinela

La Red Centinela es un sistema de vigilancia compuesto por médicos de familia, pediatras y personal de enfermería que mediante pruebas de laboratorio confirman los casos de gripe en una muestra estadísticamente representativa de la población. Gracias a este sistema es posible disponer de información sobre las tendencias de la enfermedad en lo referido a intensidad y distribución geográfica en toda España, además de proporcionar información sobre los casos que aparecen en la población general. Asimismo, el análisis en los laboratorios de las muestras tomadas a los pacientes permite monitorizar las características del virus presente y su posible evolución.