La Junta ha emitido este martes un comunicado oficial para esclarecer los hechos de la aparición de un feto muerto en los lavabos del Hospital El Bierzo. Según la administración regional, el domingo 12 de marzo, en torno a las 10:40 horas de la mañana, se presentó en el servicio de Urgencias una paciente, acompañada por su madre, que ejerce su tutela legal, con dolores abdominales y metrorragia.

Una vez realizado el triaje (proceso de valoración clínica preliminar), la paciente acudió a los aseos, desde donde solicitaron ayuda al personal del centro hospitalario al comprobar que estaba expulsando coágulos y mucha sangre.

La paciente fue entonces trasladada y atendida en los boxes de Urgencias, donde se le realizó exploración y se solicitó analítica, incluida prueba de embarazo, pese a que en la anamnesis  -información recopilada por el especialista mediante preguntas específicas en el proceso de valoración preliminar- la paciente había negado “la posibilidad de embarazo”. En paralelo, una enfermera de Urgencias es advertida de la presencia de un ‘mortinato’ -feto muerto- en el aseo. Se solicitó entonces asistencia médica al feto e inmediatamente se le realizaron maniobras de reanimación cardiopulmonar, suspendidas al confirmarse claramente la no viabilidad de las mismas.

A continuación, el jefe de la guardia se puso en contacto telefónico con la médico forense y el juez de guardia. Se solicitó la realización de una autopsia clínica, pendiente aún de resultados. La dirección del Hospital se ha reunido con la familia, que ha manifestado su deseo de no facilitar más información sobre todas estas circunstancias.