La consejera de Agricultura y Ganadería y portavoz de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, hace un llamamiento para luchar y denunciar a los pirómanos, culpables de la mayoría de los incendios que están afectando a la Comunidad, a la vez que vaticinó una difícil campaña de incendios debido a los efectos de la sequía.

Marcos, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, aseguró que la falta de lluvia es una de las causas que está provocando que el número de fuegos forestales se esté disparando y resaltó que en los tres primeros meses del año se han registrado en la Comunidad 1.373 incendios, por los 106 contabilizados en el mismo periodo de 2016.

A su vez, y sobre el fuego declarado en la mañana de ayer en la localidad bercina de Bouzas y que sigue en nivel dos, la portavoz explicó que el viento está complicando las tareas de extinción, ya que está impidiendo volar a los helicópteros. No obstante, insistió en que se están utilizando todos los medios “necesarios”.

El incendio que se registra en el Valle del Oza, en montes del municipio de Ponferrada y en plena Tebaida Berciana, permanece en nivel 2 del Plan de Protección Civil ante Emergencias por Incendios Forestales de Castilla y León, Infocal.

Efectivos terrestres y aéreos trabajan en la zona desde que se declarase el fuego, presumiblemente intencionado, en la mañana del jueves. Las llamas llegaron a acercarse este viernes a la localidad de San Adrián de Valdueza y el Ayuntamiento ponferradino anunció la reserva de plazas hoteleras por si hubiese que desalojar a vecinos de alguna de las localidades cercanas a los focos del incendio.

De la evolución de las condiciones meteorológicas dependerá que el incendio pueda o no quedar controlado en las próximas horas, dado que las rachas de viento registradas dificultan desde el comienzo del fuego las labores de extinción, principalmente a los medios aéreos.

Mensaje a la Junta

La pedánea de Bouzas, una de las localidades cuyos montes está arrasando el fuego, Celerina Alonso, reclamó a la Junta que actúe para evitar que este desastre medioambiental se repita. “Todos los años pasa lo mismo en la misma zona y con varios focos, tendrán que investigar. ¿A quién beneficia la quema del monte? Pues empiecen por ahí. Si no se toman medidas, dentro de un año pasará lo mismo”, lamentó.

También remarca que si se aplicasen medidas preventivas se evitaría lo que calificó como “batacazo ecológico”. “Está todo el monte sin atender. La Junta tenía que dar un paso y gastar en prevención. Pienso que si te toman medidas antes, no sería de esta magnitud. Deberían poner brigadas todo el año y limpiar el monte. Quieren ahorrar y luego se gasta más en apagarlo. Alguien tiene que tomar medidas, como cortafuegos o quemas controladas”, manifestó.  

En sentido parecido se manifestó el pedáneo de San Cristóbal de Valdueza, Luis Álvarez, quien comentó que en breve se convocará una reunión con todos los pedáneos de la zona para tomar medidas en cuanto a prevención “y si hay que crear un equipo de vigilancia, habrá que hacerlo”. “Esta es una zona fabulosa y se está arrasando. Se te cae el alma el suelo cuando ves esto. Esto ha sido intencionado. Es el tercer incendio desde diciembre y al final lo han conseguido”, lamentó.

A falta de cifras oficiales sobre la superficie quemada hasta ahora, Álvarez calcula que se superen ampliamente las 2.000 hectáreas de las que hablan algunas fuentes y apunta que incluso se podrían alcanzar las 4.000.