En las antiguas fotos de los años 50 y 60 pasado siglo, los niños y no tan niños eran por lo general personas que no presentaban síntoma alguno de obesidad. Hoy el panorama es muy diferente. Los nuevos modos de vida han hecho que poco a poco vayamos comiendo más y haciendo menos ejercicio. El sobrepeso es un problema que se intenta combatir a menudo con “recetas mágicas”. En mi opinión este problema como muchos otros sólo se combate de modo eficaz “cogiendo el toro por los cuernos”; que en este caso es moderarse en la comida y bebida y hacer todo el ejercicio físico que sea preciso.

                    El cuerpo humano funciona en gran medida como una máquina mas. Las leyes físico-químicas que hacen funcionar a un tractor también se pueden aplicar al cuerpo humano. Si el depósito de combustible de un tractor fuese extensible y si reiteradamente lo rellenásemos con más combustible del consumido trabajando; nuestro tractor aumentaría de peso y volumen más y más hasta límites increíbles. Eso es lo que ocurre cuando ingerimos alimentos que aportan más calorías de las consumidas trabajando.

                    Yo no tengo unos conocimientos elevados de física (lo que aprendí en el bachillerato y poco mas). De medicina aún menos y por ello en este campo son los físicos profesionales y los médicos especializados en nutrición los que tienen la palabra. No obstante y con mis pobres conocimientos veamos lo que puedo hacer, además claro está de pasar este escrito a un gran amigo y buen médico, el Dr. Octavio Pascual Gil , compañero de estudios en el bachillerato de los años 60 y 70,para que haga algún ajuste si procede.

carrera

        TRABAJO SEGÚN LA FISICA

                    Si una masa de 50 kg. la levantamos verticalmente 50 cm. estaremos realizando un trabajo de exactamente (masa por aceleración y por espacio o si se quiere fuerza por espacio), 245 julios. Como un julio son 0,238902957 calorías; resulta que el trabajo realizado al levantar ese peso son 58,5312 calorías. Hay algún ejemplo mas muy sencillo. Supongamos que un tipo de 70 kg. sube a un monte de 300 metros de altura. Esto implica que hay que  incrementar su energía potencial (masa por gravedad por altura) en 205.800 julios. Claro que los montes tienen accesos en rampa y no es lo mismo subir por una pendiente de por ejemplo 10º que por una pared vertical. En este caso lo que hay que hacer es recorrer una rampa de 1727,63 m., pero  la fuerza que hay que vencer no es la de la gravedad, si no la de la componente de esta paralela a la rampa (es decir 1,7 m/s2 multiplicado por 70 kg).Claro que como de este modo el espacio recorrido no son 300 metros si no 1712,63, resulta que “lo comido por lo servido”, los 205.800 julios no hay quien los evite. Poniendo un símil podemos imaginar que el tipo que sube al monte es un pedrusco de 70 kg. que el camino es una rampa de pendiente uniforme por el que se va arrastrando. Claro que siempre habrá un pequeño rozamiento que hay que vencer y por tanto a los 205.800 julios, (49.165 calorías) hay que añadirle el trabajo necesario en vencer ese rozamiento a lo largo de los 1.712,63 m. La caloría es una unidad muy pequeña y generalmente se utilizan en estos menesteres las kilocalorías, siendo obviamente una kilocaloría mil calorías. Luego en nuestro  ejemplo estaríamos hablando de 49,16 kilocalorías (kcals).

                    En la práctica las cosas son mucho mas complicadas, tanto que soy incapaz de describir de modo físico-matemático el desarrollo de una carrera. Baste considerar que si esta se efectúa por terreno llano la energía potencial se mantiene constante, aunque es evidente que hay que hacer un trabajo. Como en el caso de un motor parte de la energía se emplea en efectos indeseables, calentar el cuerpo, desgastar las zapatillas, vencer el rozamiento del aire,…… Una carrera o un simple paseo sólo en una primera aproximación es el equivalente al trabajo de arrastrar una masa (cuerpo humano) por un espacio (longitud); venciendo sólo la fuerza del rozamiento. Si el terreno es completamente llano no tenemos que vencer la fuerza de la gravedad y en todo caso al bajar lo que hacemos es justo lo contrario del trabajo; ya que vamos empujados por la componente de la gravedad paralela al suelo.

                    Por fortuna hay personas que si son capaces de calcular aunque sea de modo aproximado o razonablemente aproximado el trabajo realizado en las actividades físicas, como por ejemplo una carrera. Hay una página en la Red (www.vitonica.com) que parece bastante fiable en la que se nos explica como calcular de modo muy sencillo las calorías gastadas en una carrera, si sabemos el peso de nuestro cuerpo, el tiempo que estamos corriendo y la velocidad media. El rango de velocidades  considerado va desde los 8 a los 15,2 Km/h. Los resultados se ajustan muy bien a una función matemática y hay otros detalles más que confirman la fiabilidad de los datos. Andando a muy buen paso se logra una velocidad media de 6 km/h., es decir unos 120-125 pasos por minuto (lo he comprobado) que viene a ser 100m. por minuto es decir 6.000 m. por hora. La Legión en los desfiles avanza a 160 pasos por minuto y se mueve en el límite entre lo que es una paso andando muy apurado y la carrera. Estimo que su velocidad media es de unos 7 Km/h., pues sus pasos aunque ligeros no parecen hacerse forzando mucho la zancada.

                     La citada página de la Red nos permite hacer múltiples cálculos con facilidad. Por ejemplo si pesamos 72 kg. y corremos durante una hora (60minutos) a una velocidad media de 10,4 Km/h. habremos gastado (60 minutos por13,6 kcals); 816 kcals. El dato de las 13,6 kcals. es el que se obtiene de una tabla de datos de la página. Se puede obtener leyéndolo directamente o calculándolo por simple interpolación de datos; ya que ni nuestro peso ni nuestra velocidad media de carrera van a coincidir siempre y exactamente con los señalados en la tabla. Lógicamente a más velocidad y a más peso  más calorías quemadas. Un tipo de 90kg. que durante una hora corra a una velocidad media de 15,2 Km/h. consumirá 1.332 kcals. Claro que haber quién es el que lo hace. Una velocidad media de 15,2 Km/h. sostenida durante una hora es algo que me temo que sólo está al alcance de los buenos atletas. Yo en mis años mozos creo que logré en alguna ocasión una velocidad media de 15,78 Km/h. pero eso si corriendo sólo 3Km. es decir durante un tiempo de 11,4 minutos. Sostener ese ritmo durante una hora es otro cantar. Por curiosidad señalo que el record del Mundo en 10 Km. está en 26 minutos y 17,53 segundos. Lo estableció el etíope Kenenisa Bekele, en Bruxelas (año 2.005). Este atleta ostenta asimismo el record olímpico fijado en 27 minutos y 1,17 segundos (Pekín 2008). Esto supone unas velocidades medias de 22,82 y  22,206 Km/h. sostenidas durante casi media hora. ¡¡ Eso si es correr¡¡.

                    Tengo entendido que ahora existen unos dispositivos semejantes a un teléfono móvil que adosados al cuerpo nos permiten saber en todo momento las kilocalorías consumidas en la carrera.

                    Lógicamente hay una gama muy amplia de resultados. Por ejemplo sea un principiante que pesa 81 Kg. y que lógicamente empieza corriendo muy despacio, a sólo 8 km/h. y durante muy poco tiempo 15 minutos. En este caso consumiría, (10, 7 kclas que indica la tabla multiplicado por 15); es decir sólo 160,5 kcals. Una persona de 65 kg. de peso,con un cierto entrenamiento y que corra durante una hora a una velocidad media de 10,4km/h. consumirá 736 kcals. La mejora es ostensible.

                    La tabla de datos está diseñada para la carrera, pero entiendo que es fiable hacer una extrapolación de datos hasta velocidades de 4 y 6 Km/h. es decir hasta una velocidad habitual caminando. Así pues  en una hora de marcha y para una persona de 55 kg. El consumo sería de (5,5 x 60) = 330 kcals. a 6 km/h. y de sólo 270 kcals (4,5 x 60), a 4 km hora. Para una de 90 kg. las cifras serían, 570, ( 9,5 x 60) y 480 ( 8 x 60) kcals.

FIABILIDAD

                    Hay alguna manera más simple (y menos exacta) de hacer los cálculos; pero en cualquier caso hay que tener en cuenta que el cuerpo humano es una máquina muy compleja y que cada cuerpo es diferente, como bien me explicó mi amigo el Dr. Octavio Pascual Gil; pero bueno en cualquier caso para los fines del presente artículo no es preciso recurrir a estudios más ajustados y complejos.

                    No obstante si no queremos “perder el tiempo” dándole a las matemáticas y a la física hay un modo mucho mas sencillo de saber si estamos o no logrando el objetivo que esencialmente se persigue: perder peso. Para ello nada mejor que ir controlando de cuando en cuando lo que pesamos. Si el peso va disminuyendo quiere decir que gastamos más calorías que las que metemos al cuerpo con los alimentos. Dicho de otro modo que a la máquina del cuerpo no le estamos dando más combustible del que gastamos. Como es bien sabido si el combustible es cero o casi cero (huelga de hambre) el peso disminuirá drásticamente.

EL COMBUSTIBLE

                    Del mismo modo que la gasolina hace moverse a un vehículo los alimentos son los que nos dan la energía suficiente para que la máquina del cuerpo pueda trabajar. Ahora veamos como es este combustible. Como también yo soy incapaz de calcular las calorías que nos da por ejemplo un bocadillo de chorizo; no me queda mas remedio que acudir de nuevo a la Red. Aquí hay cumplida información al respecto. En la página www.legourmett.cl, hallé lo que buscaba. La lista es muy extensa y expresa las kilocalorías que 100 gramos de diferentes tipos de alimentos proporcionan. He aquí algunos. El pan de trigo blanco, que supongo es el que normalmente consumimos 255, si bien figura además una amplísima gama de tipos de pan. Por ejemplo si es de molde de trigo e integral son sólo 216. Los garbanzos 361, el huevo duro 147,la chuleta de cerdo 330,el muslo de pollo 186,la chuleta de ternera 168,…..y así podríamos seguir hasta no sé dónde. Como no es la finalidad de este artículo ofrecer un extenso listado añado únicamente que la pastelería es tan golosa como “peligrosa”. Las galletas de chocolate aportan por ejemplo 524 kcals. El pescado en general aporta menos calorías que la carne y las bebidas ofrecen una amplia gama. El coñac brandy aporta 243 kcals. (¡¡ojo con las copitas¡¡);pero la cerveza negra sólo 37.El vino,…….

                    En definitiva que a la vista de esta tabla y con un poco de paciencia es sencillo calcular el combustible que consumimos cuando comemos. No obstante como he dicho el método más sencillo y más fiable de evitar el sobrepeso es la báscula. El peso de nuestro cuerpo en diversas fechas nos va diciendo de un modo mas sencillo y exacto si ingerimos mas combustible del que necesitamos o no.

                    LA DECISION

                    Las comodidades de la vida moderna y el hecho de vivir en un país del Primer Mundo (pese a la crisis); hacen que los problemas de sobrepeso estén siempre al acecho con sus consabidos perjuicios para la salud. Hay que tener cierta fuerza de voluntad para renunciar a un buen plato de cocido maragato, a un platito de cocidito madrileño, a unos sabrosos pasteles, a unas suculentas chuletas de cordero,……y que decir de esas copitas de coñac tras una buena comida. Renunciar a esto puede suponer una merma de la calidad de vida.

                    Por otra parte el deporte o el ejercicio físico sirve para mejorar la salud y también para retrasar la vejez; pero a costa tanto de esfuerzo como de las privaciones en la mesa. Por tanto nos hallamos ante un dilema ante el que no es fácil hallar un punto adecuado. “Muera el gato, muera farto”, decía un señor de mi tierra (mi padrino);que en efecto murió hace años y que no parecía muy dispuesto a privarse de los goces de la buena comida y bebida.

                    Por otra parte y por experiencia propia entiendo que el ejercicio físico además de otros beneficios para la salud; sirve para despejar la mente y de este modo facilita el trabajo intelectual. El trabajo intelectual por su parte es el que nos “pide” la necesidad de hacer ejercicio físico. Ambos tipos de esfuerzo y/o trabajo, se estimulan pues mutuamente. Entonces , el descanso ¿para cuando?. Bien yo pienso que para descansar no hace falta fuerza de voluntad alguna, así pues no hay que preocuparse mucho del mismo. Por otra parte y aunque suene un poco fuerte la realidad es que una de las cosas que todos tenemos garantizada es el descanso eterno,……salvo claro está que optemos por la criogenización y suponiendo que esta técnica tan novedosa de resultado.

                                               —————————