A última hora de ayer jueves este periódico recibió por tres fuentes médicas diferentes, una de ellas sindical, la noticia de que la directora y subdirectora médica del Hospital del Bierzo habrían presentado su renuncia a los cargos del organigrama del recinto sanitario. El personal de esta Redacción, actuó en base al protocolo del periodismo profesional y hasta que no obtuvo los contrastes pertinentes no decidió publicar nada. Es más, una de nuestras acreditadas fuentes nos confirmó que “era una medida de protesta, pero no irrevocable y hasta podían recular (esa fue la expresión)”.

A última hora del día de ayer jueves se publicó la noticia. Y ante el anuncio de hoy viernes de una macroreunión con alcaldes y otros cargos sanitarios todo parecía estar perfecto. Nada había cambiado. Es fácil entender que la medida de presión, y aquí es interpretación, debió surtir efecto; o que desde la Gerencia se actuó rápido y diligentemente para deshacer el entuerto con dos personas de su equipo médico directivo.

Ahora, como mandan los cánones, el malo es el mensajero, este periódico. Pero gracias a Dios EBD cuenta con casi 15 años de trayectoria de buen periodismo, profesional y sobre todo, riguroso. El resto, como todo en esta vida, es opinable.