E. Alba / D. Álvarez / Ical La Agencia Estatal de Meteorología, AEMET, puso sobre alerta este lunes a la comarca del Bierzo por la posibilidad de fuertes lluvias y tormentas ante las suspicacias de los vecinos. Esta primavera ‘cambiante’ está acostumbrando a los bercianos a salir de casa con una camiseta de manga corta y un jersey bajo el brazo, por si refresca. El problema ha llegado al intercalar días de altas temperaturas con fuertes heladas, intensas lluvias e incluso granizo.

En las últimas horas las advertidas tormentas azotaron los campos de la comarca, por si algún cultivo se había salvado de las heladas de hace dos semanas. El suceso más llamativo tuvo lugar a última hora de la tarde en Cacabelos. Un rayo cayó en uno de los cipreses del campo santo y éste comenzó a arder. Las llamas se extendieron rápidamente por otra decena de árboles dando como resultado las imágenes difundidas este martes. Para sofocar el incendio fue necesaria la intervención de los Bomberos de Ponferrada, quienes tuvieron que tirar el tejadillo de uno de los panteones. La proximidad de las llamas a algunos nichos fue la responsable de la decisión. “Esta fue la única salida que tuvimos ayer. Las tormentas cayeron con fuerza en todo el Bierzo pero ninguna otra localidad necesitó nuestro trabajo”, subrayan desde el parque de bomberos ponferradino.

Los vídeos, tomados por aficionados y testigos, se han hecho virales en las últimas horas. / EBD

 

No mucha mejor suerte corrieron las localidades de Villafranca y Corullón. Las lluvias torrenciales y el granizo convirtieron sus calles en auténticos ríos, anegando garajes, casas y locales. Los viñedos quedaron cubiertos por un manto de granizo, matando los pocos brotes verdes que pudiesen quedar. El susto y la impotencia de los vecinos por ver buena parte de sus bienes y campos echados a perder, tomaron imágenes y vídeos de lo sucedido, sin poder hacer nada.

Colapso en Villafranca

Una situación similar se vivió en Villafranca del Bierzo, donde los responsables municipales evalúan a esta hora los daños ocasionados por las riadas, que afectaron especialmente a la calle del Agua, según explicó el alcalde, José Manuel Pereira. “La fuerza de las lluvias bajó arrastres de tierra de las viñas de la zona alta y provocó un colapso en la parte baja de la villa”, aseguró Pereira, que lamentó que el agua entró en varios bajos de viviendas y dejó algunos bares anegados.

En una “noche de locura”, las precipitaciones también provocaron el corte en la carretera que une la villa con el municipio de Cacabelos, ya que los arrastres provocaron la aparición en la vía de una montaña de barro y grava. La brigada del Ayuntamiento, que trabajó durante gran parte de la noche en la zona, se centra ahora en limpiar las alcantarillas de barro para que puedan evacuar el agua.

Las inundaciones afectaron también al pabellón municipal de deportes y a los bajos de algunas viviendas, así como de comercios, donde los operarios municipales achicaron agua hasta las 4 horas de la madrugada. “La única parte positiva es que la situación despertó la solidaridad de los vecinos, que se unieron a los trabajadores del Ayuntamiento y a los voluntarios de Protección Civil para ayudar a achicar agua”, explicó Pereira.

Respecto a los cultivos, el regidor aseguró que aún es pronto para evaluar los daños ocasionados por la tormenta, aunque sospechó que “en los árboles no habrá quedado nada”. En esa línea, lamentó que la sequía, las posteriores heladas y el actual episodio de granizo provocarán un daño terrible a un sector de gran importancia para el municipio.

Inundación en Corullón. / Ical

 

Convento de los Padres Paules en Villafranca, inundado. / EBD

 

Viñedos cubiertos de granizo en Villafranca. / EBD

 

Viñedos cubiertos de granizo  / EBD

 

Viñedos cubiertos de granizo en Corullón. / EBD

 

Intensa tormenta en el Bierzo. / C. Sánchez

 

Intensa tormenta en el Bierzo. / C. Sánchez

La previsión de tormentas se mantiene para este miércoles por lo que Protección Civil y la AEMET mantienen al Bierzo en alerta.