Desde este miércoles está instalado en la avenida del Castillo, junto a la Plaza Fernando Miranda, un nuevo contenedor para recogida de basuras, accesible, que funcionará en pruebas para comprobar si es adecuado y responde a las expectativas de los usuarios y del servicio. Se trata de un modelo que cumple la Norma 170001-1 de accesibilidad y está certificado por Fundosa con una calificación de tres estrellas, que es el máximo de calidad.

El certificado de accesibilidad del contenedor incluye dos bocas de recogida selectiva de 400 mm. y asegura que su accesibilidad es del 96%. La altura al borde del contenedor a la que se deposita el residuo es inferior a 1.200 mm.

La concejalía de Medio Ambiente tiene previsto adquirir un lote de 200 contenedores y si este modelo funciona adecuadamente se incluirían de este tipo la mitad del pedido. “Es un modelo de contenedor de máxima categoría de accesibilidad. Cuenta con dos bocas de recogida selectiva y asegura una accesibilidad del 96%. Estará un tiempo en pruebas”, destaca el concejal de Medio Ambiente, Roberto Mendo.