Esta semana Izquierda Abierta invitaba a los grupos municipales de Ponferrada a analizar “los posibles incumplimientos de contrato de la empresa concesionaria” del servicio de abastecimiento de agua para iniciar el procedimiento que permita rescatar el servicio y recomendaba especialmente al grupo municipal socialista que siguiese los pasos del Ayuntamiento de Valladolid. La contestación de los socialistas no se ha hecho esperar más de 24 horas y argumentan que ya impugnaron judicialmente la adjudicación de la unificación del contrato de agua de 2012.

En el año 2012 se unificó el servicio de agua y saneamiento del ayuntamiento de Ponferrada, incorporando el servicio a Cuatrovientos, Fuentesnuevas, Dehesas, Columbrianos, San Andrés de Montejos y Bárcena. En esa fecha se estableció un plazo de 38 años para la concesión unificada del servicio, quedando derogado el plazo establecido en el pliego aprobado en 1996.

“El grupo municipal socialista impugnó ante la jurisdicción contencioso-administrativa la adjudicación de dicho contrato. Al efecto se sigue en el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo Nº 1 de León el Procedimiento Ordinario 22/2010”, aseguran, y a pesar del tiempo transcurrido, todavía no se ha dictado sentencia. “Si la decisión judicial anulara la adjudicación, en ausencia de contrato que vinculara al ayuntamiento, nuestro grupo sería partidario de la gestión directa pero para  plantearse el rescate del servicio, estando vigente un contrato, se han de tener sólidas razones, con justificación exhaustiva, para evitar cualquier indemnización, sin duda multimillonaria, que afectaría de manera irreversible a la viabilidad económica del consistorio”.

Los socialistas entienden que el control en la prestación del servicio debe llevarse a cabo de manera “rigurosa” por la administración municipal, “y si se producen incumplimientos, se han de adoptar las medidas sancionadoras que los propios pliegos establecen. Nuestra apuesta por la gestión directa ya ha sido puesta de manifiesto en la propuesta realizada, conjuntamente con Ponferrada en Común, para la gestión directa del Transporte Colectivo Urbano de Viajeros (TUP)”, zanjan.