Todavía con el lleno turístico de la Semana Santa saturándonos la retina, y el buen sabor de boca que nos dejaron las limonadas, las torrijas, el pulpo y los churros, junto con la gran afluencia en las procesiones y colas a los monumentos… volvemos a enfrentarnos a nuestra realidad ponferradina y berciana. Y en un escalafón de prioridades, ¿saben cuál es la realidad más comentada en cualquier rincón de la vía pública? … pues que el próximo lunes también es fiesta y el siguiente otro tanto. Mejor tender puentes, como decía el sabio que levantar muros, que para eso ya tenemos al tarado especialista de la Gran Manzana…mientras se tienden esos nuevos puentes festivos, nuestro municipio espera la aprobación de sus presupuestos para 2017, con 4 meses del nuevo año ya consumidos, y con una expectativa incumplida que era aprobarlos antes de Semana Santa. La cruz continúa a hombros de los penitentes, que siguen pisándose la cola de la túnica en las reuniones procesionales que continúan pasada la Semana Santa, en la casa consistorial y avanzando a trompicones.  Ya no serán clarines y timbales los que con su sonido desgarrador interpreten la partitura del reparto de los 52 millones de euros que suponemos, -más menos-, tendrá el Ayuntamiento para este ejercicio. Ahora la meta está puesta en Mayo, el mes de las flores y los días grandes como los dolores de cabeza, para llegar a un acuerdo que incline la mayoría hacia el sí. La buena respuesta turística de estos días ha hecho además replantearse al equipo de gobierno un refuerzo en la atención al Castillo de los Templarios y los Museos que han cautivado al personal que viene a visitarnos.

De visita al Bierzo, estuvo también el ex presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero que prometió en antena, no hace muchos años inaugurar junto a Luis del Olmo el AVE en Ponferrada. Pero ese tren ya está perdido, y a lo que vino Zapatero esta semana, fue a visitar las cuencas mineras del Bierzo y a incitar una reacción de los alcaldes mineros. Cargado de razón estuvo Zapatero, al asegurar que la actual situación del carbón y el declive han sido una “derrota de Estado”… al que no se le ve, por otra parte muy preocupado o muy derrotado, con este asunto del carbón.  En la CIUDEN está la clave, ahí tampoco le falta razón a Zapatero; sólo necesita fuerte voluntad política para resurgir como iniciativa de futuro. ¿Qué hay de nuevo, viejo?, con este saludo del irreverente conejo de la Warner, se podría resumir la visita del ex presidente del gobierno al Bierzo y la vuelta a la realidad después de la Semana Santa mirando de reojo a los festivos que se avecinan… a ver quién viene a vernos en esta ocasión que de más.