El Tribunal del Vaticano ha condenado al sacerdote Ángel Lucio Vallejo Balda a 18 meses de cárcel al considerarle “culpable de robo y divulgación de documentos confidenciales” dentro del caso ”’Vatileaks 2”’, proceso iniciado a finales de noviembre de 2015.

En la sentencia, dada a conocer esta tarde por el presidente del Tribunal, Giuseppe Dalla Torre, se absuelve a los periodistas Gianluigi Nuzzi y Emiliano Fittipaldi por “defecto de jurisdicción”, así como a Nicola Maio, un antiguo trabajador de la comisión de investigación instituida en el verano de 2013 por el papa Francisco para investigar los desmanes financieros. En la sentencia, según recoge Radio Vaticano, también se condena a la ayudante de Vallejo Blada, Francesca Chaouqui, a 10 meses de reclusión por su participación en el caso, aunque la pena ha quedado en suspenso.

2E12276B00000578-0-image-a-33_1446583603174

Vallejo Balda “actuó frustrado por no lograr el cargo que pretendía”, reza la sentencia
Vallejo Balda fue nombrado en septiembre de 2011 secretario de la Prefectura para los Asuntos Económicos del Vaticano, después de la renuncia en este cargo por motivos de edad del cardenal Velasio de Paolis. Nacido en La Rioja, se ordenó sacerdote en 1987 por la Diócesis de Astorga, donde llegó a ser administrador general de este Obispado y secretario del Consejo Diocesano de Asuntos Económicos. Es licenciado en Teología y doctorado en esta misma materia en la Universidad Pontificia de Salamanca.

En su declaración ante el tribunal el pasado mes de marzo, Vallejo Balda confesó haber entregado documentos confidenciales al periodista italiano Gianluigi Nuzzi pero asegura que lo hizo por presiones y miedo a Francesca Chaouqui y a su marido, técnico informático contratado también por el Vaticano. El despecho al no lograr su cargo, su supuesta homosexualidad aducida por su cómplice durante el juicio y las extrañas relaciones de poder en la pareja han quedado hoy sentenciadas.

El sacerdote español reconoció que entregó las claves que permitieron a Gianluigi Nuzzi entrar en los ordenadores del Vaticano y descargar los documentos publicados en su libro.