Once años después de que saltara el caso Nóos, este viernes se ha hecho pública la sentencia. Iñaki Urdangarin ha sido condenado a seis años y tres meses de prisión por varios delitos, su exsocio, Diego Torres, a ocho años y seis meses, y la infanta Cristina ha sido finalmente absuelta. Así finaliza el proceso judicial iniciado en 2010 sobre el presunto desvío de fondos públicos al instituto que presidió Urdangarin y que se destapó en 2006, si bien sobre el fallo todavía cabe recurso.

El tribunal considera a Urdangarin culpable de prevaricación, malversación, tráfico de influencias, fraude y dos delitos contra la hacienda pública. No obstante, al ser las penas impuestas por cada uno de los delitos inferior a tres años, se preve que la defensa apele a este argumento para reclamar que el cuñado del Rey no ingrese en prisión. La infanta Cristina solamente deberá pagar 265.000 euros por haberse beneficiado económicamente de los delitos cometidos por su marido.