El parque del Temple de Ponferrada se convirtió en la tarde de hoy en el escenario de un simulacro de atentado terrorista, en el que los figurantes que cumplieron con el rol de agresores simularon un tiroteo a las puertas de la cafetería situada en el entorno. La acción, en la que participó el mando de operaciones especiales del Ejército, así como el grupo de acción rápida de la Guardia Civil, formó parte del programa de actividades organizadas por el Congreso que la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (Semes) de Castilla y León celebra desde ayer en la capital berciana.

En ese sentido, el objetivo del simulacro fue reproducir de la manera más fiel posible las condiciones en las que los médicos especialistas en emergencias tienen que atender a las víctimas de un ataque en un espacio público. “Se trata de aprender técnicas sanitarias de forma segura”, explicó el coordinador del simulacro y vocal de técnicos de Semes Castilla y León, Raúl Artíguez, que recordó que el simulacro de hoy reproduce “una situación que puede ocurrir cualquier día”.

Los responsables del operativo desplegado, en el que también participaron la Policía Local y los servicios de emergencias sanitarias, organizaron una simulación en la que varios delincuentes armados finalizaban una persecución con un ataque a la población, a base de disparos y explosiones. Una vez las fuerzas de seguridad neutralizaron la amenaza, los efectivos militares aplicaron “medidas salvadoras” para que los pacientes conservaran la vida hasta recibir atención médica de forma segura, explicó el organizador del simulacro. 

Simulacro de atentado en Ponferrada. / C. Sánchez

Simulacro de atentado en Ponferrada. / C. Sánchez