Andrés Pascual relata la epopeya colectiva tras la construcción del
mausoleo a través de un joven hindú, que desafía su destino en el último
periodo de esplendor mogol. Este escritor de éxito acaba de publicar su
último libro titulado “TAJ MAHAL” y que acaba de ver las librerías por obra
de la factoria “ESPASA”.
Una historia de amor que no entiende de credos ni limitaciones: la del
calígrafo Balu en pos de su amada, cautiva en el harén real, y la del
propio Taj Mahal. Veinte mil artesanos y obreros de distintas razas y
religiones trabajaron al unisono en el mausoleo, trasfondo para la
trepidante narración que ahora presentamos.
En la construcción de estos mausoleos todo estaba pagado. Funcionaba
como una especie de sindicato, los representantes de las diferentes castas
de los oficios cobraban los jornales y luego los distribuían entre los
equipos. Eran muy duros y carentes de seguridad, de hecho tuvieron que
habilitar en la ribera del río Yamuna una zona para incinerar a los
trabajadores muertos. También jugaba un papel muy importante la
creatividad, pues iban incluso improvisando en alguna zona del complejo. El
autor, Andrés Pascual tuvo que entrar en la mente de los maestros
calígrafos o del diseñador de jardines y como fue influyendo todo a lo
largo de los doce años que duró la obra mayor.

 

Alfonso DEL RIO SANCHEZ