Tallar los troncos de los árboles ha sido muestra de amor durante décadas. Tradición que han ido alimentando las películas románticas, series de televisión y novelas rosas. El problema llega cuando los enamorados quieren presunto delito contra el patrimonio berciano, un acto vandálico que viene sufriendo el tejo de San Cristóbal y que el concejal de Patrimonio Rural, Iván Alonso, tratará de erradicar. 

 

‘Bea y Fran’ quisieron dejar sellado su amor en el tronco del tejo. / QUINITO

En los últimos años, el aumento de turistas que visitan el tejo y la falta de consideración de muchos de ellos había provocado que el árbol comenzase a debilitarse. De ahí que fuese necesario llevar a cabo tratamientos fitosanitarios que lo revitalizasen, pero la situación se ha recrudecido. Más afluencia de público delante del tejo ha propiciado que comenzasen a proliferar los ‘tallados’ en el tronco. Corazones, caras sonrientes, nombres, siglas e iniciales roban el protagonismo del árbol para indignación del edil ponferradino.

QUINITO

QUINITO

“Es un acto de vandalismo más. Hay quien hace graffitis y hay quien talla árboles milenarios o hace vertidos a los ríos… Lo que podemos hacer es colocar un cartel bonito, de madera, que no dañe mucho la estética del espacio, en el que ponga algo así como ‘Soy el tejo, respétame’, a ver si por lo menos cuando vayan a dañarlo les entra un poco de vergüenza”, valoró Alonso.

QUINITO

QUINITO

QUINITO

El tejo situado en la localidad de San Cristóbal de Valdueza, dentro del término municipal de Ponferrada, mide 15 metros de altura, tiene un diámetro de copa de más de 19 metros y cuenta con un diámetro de tronco de casi cinco metros. Esta especie de árboles siempre se ha considerado “sagrado” y es por ello que aparecen junto a lugares de culto religioso como es este caso. Es considerado una reliquia, un auténtico monumento vegetal vivo.

Posiblemente sobrepase los 2.000 años ya que aparecen varias alusiones suyas en el ‘Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de España y sus posesiones de ultramar’, que ya miraba perplejo lo que pasaba por el Bierzo.

La Junta de Castilla y León creó en el año 1991 a través de la Ley 8/1991, de 10 de mayo, el ‘Catálogo de Especímenes Vegetales de Singular Relevancia de la Comunidad’, por el que se regula la protección de determinados ejemplares de especies arbóreas, como es el caso de este singular tejo milenario, aunque ello no haya sido defensa suficiente ante los atacantes.

QUINITO

 

QUINITO

 

QUINITO