Pronunciamiento unánime de las Cortes de Castilla y León para que la Junta dote de protección adecuada al yacimiento paleontológico de la localidad de Salas de la Ribera, afectado en 2015 por las obras de reparación de la carretera N-536. La Comisión de Fomento y Medio Ambiente ha debatido este miércoles una proposición no de ley (PNL) defendida por la procuradora berciana del PSOE, Gloria Acevedo, en la que también se exige al Ejecutivo autonómico su promoción turística “natural y culturalmente sostenible, una vez definida su figura de protección”.

Gloria Acevedo expuso que el yacimiento de Salas, compuesto por fósiles de organismos acuáticos prehistóricos denominados graptolitos, tiene un valor paleontológico incalculable “porque atestiguan el pasado marino de lo que hoy es Castilla y Leon, hace 420 millones de años, con lo que, en consecuencia,  forma parte de la historia geológica y paleontológico de la comunidad”. La parlamentaria autonómica del PSOE añadió que los restos de Salas son únicos y han recibido la atención y estudio de paleontólogos de  todo el mundo, “puesto que concentra el 90% de la reserva mundial de estos fósiles”.

La procuradora socialista berciana argumentó que este yacimiento “necesita protección ya, protección demandada por 158 científicos e instituciones de 23 de países”. Recordó que las obras de la N-536 lo han sepultado parcialmente, algo que consideró “irreconciliable con la lógica más elemental”, y reseñó que la Fiscalía de Ponferrada ha considerado que hay indicios suficientes que acreditan la existencia de un posible delito. “No obstante, entendemos que dicho yacimiento puede ser recuperado ya que a lo largo del monte existen numerosísimas lascas de pizarra esparcidas que, en este momento, son objeto de continuos expolios”, manifestó Acevedo.

Se da la circunstancia de que el ayuntamiento de Puente Domingo Flórez, municipio al que pertenece Salas, había solicitado la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) para el yacimiento ocho años antes de los daños ocasionados por la carretera. A este respecto, la Junta respondió a la pregunta parlamentaria del PSOE, en enero de 2016, que la figura BIC no era la apropiada para la protección de este yacimiento, al no estar relacionado con la evolución humana.

Gloria Acevedo esgrimió en su intervención que, en esta línea, existe previsión legal en el artículo 90 de la Ley de Patrimonio Natural de Castilla y León, que califica de lugares geológicos o paleontológicos de interés especial “las áreas declaradas como tales por preservar una o varias características consideradas de importancia dentro de la historia geológica o paleontológica de la comunidad autónoma”.

La parlamentaria apostó finalmente por la promoción de los restos geológicos dentro del ámbito del turismo cultural y natural, cada vez más en boga, lo que, además, supondrá un revulsivo para esta zona de la comarca de La Cabrera aquejada de forma especial por la despoblación.