J. A. El parque residencial de Castilla y León goza de ‘buena salud’ a pesar de superar las cuatro décadas de vida. De hecho, ocho de cada diez inmuebles, que se someten al examen de la Inspección Técnica de Edificios (ITE) supera la revisión en la Comunidad. Este alto porcentaje de aprobados se mantiene una vez que se ha rebasado la barrera de los 20.000 ‘chequeos’, que pretenden garantizar el buen estado de conservación y seguridad de las viviendas.

La mayoría de las inspecciones resultan favorables en las ciudades de la Comunidad, con un porcentaje medio del 84 por ciento. En Valladolid se alcanza el 94,2 por ciento, el porcentaje más elevado de todas las capitales de provincia. Le siguen Segovia, con un 87,4 por ciento; Salamanca, con un 85,9 por ciento; Ávila, con un 84,6 por ciento; Burgos, con un 84,4 por ciento, y Palencia, con un 81,8 por ciento. A la cola figuran Soria, con un 77,1 por ciento de inspecciones aprobadas, y León, con un 72,7 por ciento.

Asimismo, otras ciudades, con más de 20.000 habitantes, registran también altos porcentajes de inspecciones favorables, si bien el grado de implantación de las revisiones es inferior. Éste es el caso de Miranda de Ebro, en Burgos, con un 87,8 por ciento, Aranda de Duero, donde fueron positivas las tres inspecciones registradas, o Laguna de Duero (Valladolid), donde seis de las siete presentadas recibieron el visto bueno de los técnicos. Además, destaca el municipio salmantino de Santa Marta de Tormes, donde un 95,1 por ciento de los edificios pasaron la ITE.

En Ponferrada, por el contrario, una ciudad con mayor población y extensión que algunas de la capitales de provincia de la Comunidad,  la ITE es una asignatura pendiente que los distintos equipos de gobierno no han conseguido poner en marcha. Así, se desconoce el estado de las edificaciones de la ciudad.

Actualmente, el censo de edificios con más de 40 años recoge 52.025 construcciones en las principales ciudades de la Comunidad. La capital del Pisuerga suma 10.569; seguida de León con 5.504; Salamanca, 5.268, Ponferrada; con 4.726, y Burgos, con 4.063. También Ávila cuenta con 3.789; Zamora, con 3.727; Palencia, con 2.961; Miranda de Ebro, con 2.714; Segovia, con 1.855; San Andrés del Rabanedo, con 1.449; Benavente, con 1.406; Medina del Campo, con 1.191; Soria, con 1.036; Aranda de Duero, con 916; Tordesillas, con 414; Laguna de Duero, con 290, y Santa Marta de Tormes, con 149.

Revisiones al día

Un 39 por ciento de estos edificios ya están al día con las revisiones, un porcentaje que en realidad es del 45 por ciento, si se tienen en cuenta los calendarios y plazos fijados por los ayuntamientos de Castilla y León para que los propietarios cumplan con este trámite. Solo cuatro ciudades, Burgos, Palencia, Salamanca y Soria, no han incluido todo el censo en sus ordenanzas, por lo que la implantación al completo se demorará algunos años.

Palencia y Miranda de Ebro son las dos ciudades que más inspecciones presentaron durante 2016, con 550 y 536 revisiones, respectivamente. No obstante, Ávila y León ya tienen prácticamente inspeccionado todo el censo de edificios con más de 40 años, a partir de este año, recibirán sólo los que alcancen esa edad. También Burgos ha recibido el 97 por ciento de todas las ITE previstas, mientras que Santa Marta de Tormes es la población de menos de 20.000 habitantes que tiene más exámenes realizados, 103 inspecciones, lo que supone un 69 por ciento del total.

Más inspecciones

Ahora, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente y el Instituto de la Construcción de Castilla y León se marcan como reto la implantación de las inspecciones en los municipios más pequeños, que deben requerir a los propietarios de edificios con más de 40 años que pasen la ITE. Su aplicación es obligatoria en 72 municipios menores de 20.000 habitantes, si bien en 54 se exige la “parcial”, que solo afecta a construcciones en bloque, y en 18 la completa, al igual que en las ciudades mayores de 20.000 habitantes.

A partir de este año el mapa de la ITE incluye cambios al superar Cuadros y Santovenia de la Valdoncina (León) los 2.000 habitantes, por lo que tendrá que exigir la ITE parcial, al igual que San Leonardo de Yagüe (Soria), que cuenta con Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). Además, Palazuelos de Eresma (Segovia) y Aldeamayor de San Martín (Valladolid), que tienen más de 5.000 habitantes, deberán someter a todas las edificaciones a la ITE. Sin embargo, Toral de los Vados, en El Bierzo, ya no tendrá que aplicar esta medida al situarse su población por debajo de los 2.000 habitantes.

Por ello, la Consejería de Fomento y el Instituto de la Construcción celebrarán el próximo 23 de marzo un taller en el que representantes de algunos ayuntamientos aportarán experiencias y expondrán dudas y dificultades a la hora de hacer frente a la implantación de la Inspección Técnica de Edificios en su municipio. El objetivo es ayudar a los consistorios en su labor de planificar, impulsar y establecer esta obligación.

La sesión tendrá lugar en la sede de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente en Valladolid.

Inspección Técnica de Edificios en Castilla y León. / F. S. Ical