Num: 6762 | Jueves 13 de mayo de 2021
El tiempo - Tutiempo.net
El tiempo - Tutiempo.net
Opinión


La imagen del pequeño Aylan Kurdi, con su carita hundida en la arena de la playa, ha sacudido las  conciencias de occidente, pero, no nos equivoquemos:  Todas las reacciones de políticos, periodistas, tertulianos y demás personal, más o menos autorizado para opinar, no son más que una pose, una

instantánea que ha durado eso, un instante, y luego han seguido a la suyo.

¿De qué me sirve que se me ofrezca, ahora, el mundo entero?, decía el padre de ese y otro niño, y esposo de una mujer, también ahogados, en el mismo accidente.

Dicen que Canadá rechazó su petición de asilo. Importa poco quién haya sido, aunque puede servir   para que los canadienses den una patada en el culo a sus gobernantes en la primera ocasión que tengan, porque todos, y al decir todos, quiero decir todos, somos culpables de la muerte del pequeño Aylan.

Unos, por negar asilo a quienes huyen del horror, de la guerra, de las matanzas indiscriminadas, del   exterminio de pueblos en nombre de la fe, la libertad o lo que convenga en ese momento. Las        imágenes de cientos de personas, que se bajaban de un tren y se encontraron con  una alambrada que les cerraba el paso, creo que en Hungría, no sólo nos retrotraen a otros tiempos de imposible olvido,   sino que esas caras de no entender lo que estaba pasando  hacen vomitar de vergüenza y de asco.

Tengo la certeza de que el pueblo húngaro no es como esa periodista malnacida que hace la zancadilla a un  hombre con un niño en brazos, pero la imagen es tan fuerte y tan indignante, que no auguro un futuro prometedor a la autora de esa acción vil y cobarde.

Otros, por permitir que haya tiranos que eliminan sin piedad a quienes osan pensar de forma  distinta. ¿Qué intereses están en juego en Siria para seguir manteniendo al presidente?

Cada uno de nosotros, por tener gobernantes insensibles que piensan más en la balanza de pagos que  el más mínimo gesto de humanidad. No olvidemos, aunque suene duro, que cada pueblo, cada       ciudadano, tiene el gobierno que se merece, ni más ni menos.

Ese niño pudo haber sido mi nieta, que tiene un año menos, o el niño que vive en el piso séptimo de  mi casa, justo debajo de mí.

No lo han  sido porque han nacido en Madrid o en Ponferrada. Porque han tenido la fortuna de nacer en un territorio donde no hay guerra, aunque hay cientos de miles de familias que libran una batalla   diaria para poder sobrevivir. Pero no tenían más derecho que Aylan ni que ninguna de los miles de    víctimas que mueren  a diario intentando salir de la hambruna, de la miseria o de la guerra.

Y todo esto sucede mientras, con nuestros culos gordos bien aposentados, nos escandalizamos       leyendo que un diputado, Peter Bucklitsch, señala como culpable al padre de la criatura, por ser      demasiado codicioso y querer vivir como un europeo; pero nos escandalizamos sólo un poco porque, en nuestro fuero interno, estamos casi de  acuerdo con él.

Nos quedamos tan panchos cuando el Presidente Rajoy dice que España acogerá a los refugiados «que nos correspondan», como si el horror tuviera un cupo del que no se puede salir. ¿Hubo cupo para los españoles que huyeron hace casi ochenta años?

Y asentimos con la cabeza cuando el líder de Podemos viene a pontificar que los que huyen de la  uema deben pedir asilo en las embajadas u consulados que Europa tendría que abrir en Siria, con lo  que tendríamos a cientos de miles de sirios asilados en Siria.

¿Se pueden decir más gilipolleces?

NOTICIA 04
NOTICIA 03
EMPLEO
ofertas empleo ponferrada
NOTICIA 08
PROGRAMACION TV
Programación TV
NOTICIA 01


NOTICIA 02
WHATSAPP
Canal Whatsapp El Bierzo Digital
NOTICIA 06
NOTICIA 09
la encuesta

¿Cree que peligra la estabilidad del gobierno en Ponferrada por la marcha del concejal De la Fuente?

Cargando ... Cargando ...
NOTICIA 10
ROBA PAGINAS MONEY
NOTICIA 11

NOTICIA 07
NOTICIA 05
ADSENSE CUADRADO NOTICIA
© 2021 Actualidad Digital Ibérica. Todos los derechos reservados.