Num: 6895 | Jueves 23 de septiembre de 2021
El tiempo - Tutiempo.net
El tiempo - Tutiempo.net

Escudero: “Durante la pandemia, la industria ha puesto el abastecimiento por delante de los costes”

La presidenta de Vitartis denuncia que 85 de los 350 polígonos industriales no tienen una conexión de más de 30 megas

La presidenta de la Asociación de la Industria Alimentaria de Castilla y León (Vitartis), Beatriz Escudero / Ical

Llegó en 2018 con el objetivo de avanzar en innovación y conseguir un mayor dimensionamiento para las empresas de la industria agroalimentaria de Castilla y León. Tres años más tarde, Beatriz Escudero abandona la presidencia de Vitartis tras situar al sector como “seña de identidad” de la Comunidad y después de afrontar una pandemia en la que “el trabajo conjunto del sector primario, la industria y la distribución ha sido el equipo ganador” para garantizar el abastecimiento. El 3 de marzo, la Junta Directiva de la Asociación de la Industria Alimentaria de Castilla y León elegirá un nuevo presidente, al que Escudero recomienda “seguir trabajando en esa colaboración competitiva basada en la innovación”, mientras pide a las instituciones “infraestructuras digitales para hacer el campo atractivo para los jóvenes”.

Cierra una etapa de tres años al frente de Vitartis. ¿En qué puede decir que ha avanzado el sector de la industria agroalimentaria en estos tres años?

Desde que se inició Vitartis, pero mucho más en este 2020 con la pandemia, lo que hemos demostrado es que somos un sector relevante, estratégico y que tenemos que ser la seña de identidad de Castilla y León. Y en eso tenemos que trabajar todos: el ámbito privado pero también las administraciones públicas y los medios de comunicación, para poner en valor todo lo bueno que tenemos en nuestra Comunidad, porque no se conoce. Y luego, en concreto en estos tres años, hemos ido afianzando nuestra posición como asociación representativa de la diversidad y la pluralidad de la industria agroalimentaria y de interlocución con las administraciones y los agentes sociales para construir esa colaboración competitiva.

¿Cómo ha afectado la pandemia? ¿Es posible que la gente haya tomado conciencia de lo importante que es el sector primario?

Sí que ha quedado de relevancia una cosa fundamental: la responsabilidad y el compromiso con el que hemos trabajado durante toda la pandemia. Se ha puesto el correcto abastecimiento de los alimentos, para que no hubiera una crisis alimentaria, muy por delante de los costes empresariales o del propio beneficio de las empresas. Y hemos trabajado en tres aspectos a la vez: garantizar la seguridad de los trabajadores, hacer un correcto abastecimiento de productos seguros, y ser solidarios con los colectivos que más lo necesitaban. Esta reputación y esta ejemplaridad creo que la gente sí la ha visto. Por eso creo que el trabajo conjunto del sector primario, la industria y la distribución ha sido el equipo ganador durante la pandemia.

¿Qué falta entonces para hacer del sector un lugar más atractivo para la incorporación de los jóvenes al campo?

Es el pilar fundamental que nos queda: que todo lo hecho redunde también en que seamos un sector atractivo para los jóvenes. Ahí van a ser muy importantes los planes de formación, porque necesitamos una formación adaptada a la realidad que tenemos ahora, que es muy digital. Es importante poner el foco en hacer del sector agroalimentario un sector atractivo para los jóvenes, porque entonces sí que podremos construir un futuro para la región.

Sin embargo, ¿no cree que para ello es también necesario acabar con la brecha digital? Es un problema del que desde Vitartis han advertido en muchas ocasiones y que afecta a muchos pueblos y comarcas de Castilla y León.

Desde luego. Necesitamos tener infraestructuras digitales de calidad en el cien por cien del territorio para poder hacer el campo más atractivo para los jóvenes. Porque precisamente los jóvenes ahora valoran mucho más tener una buena calidad de vida y un entorno social mucho más amigable que un sueldo muy elevado. Pero necesitan este mínimo de infraestructuras digitales para tener una buena formación, acceso a una buena Sanidad e incluso una cultura digital. Y en Castilla y León tenemos unos datos terribles sobre zonas blancas, las que no tienen una conexión digital de más de 30 megas, porque son las zonas donde se asientan 85 de los 350 polígonos industriales de Castilla y León y a estas zonas pertenecen 9 de cada 10 núcleos de población de la Comunidad. Por eso, cuando se habla de invertir en las zonas rurales para paliar la despoblación, ¿cómo quieren un desarrollo de todas estas zonas si no hay conexiones digitales, que son básicas para que las personas puedan elegir estar en esos sitios para desarrollar sus proyectos y teletrabajar? Porque el teletrabajo puede ser una vía de futuro, de atraer talento a la zona rural, pero se necesita conexión digital. Empecemos por ahí. Es con lo que insistimos a la Junta.

Desde Vitartis han presentado varios proyectos para acceder a los fondos europeos de reconstrucción. ¿En qué sentido han ido esas iniciativas?

Muchos de los proyectos se basan en la competitividad, pero también en el desarrollo territorial y en la sostenibilidad, desde proyectos de economía circular hasta de eficiencia en el uso de recursos. Pero lo importante es que esas ayudas nos ayuden a ser más grandes y mejores, porque con una pandemia, que en España casi el 90 por ciento de las empresas sean micropymes hace que seamos muy frágiles. Y también nos preocupa que las administraciones públicas no estén realmente preparadas para recibir y tramitar esta cantidad de fondos que va a llegar, porque sería una pena que lleguen y no se puedan utilizar porque ha habido problemas en cuanto a los trámites. Tenemos que estar muy preparados y con todo bien planificado para que, cuando lleguen los fondos, seamos capaces de hacer, en un plazo tan corto, proyectos para afianzar el futuro de la región y del país.

¿Qué papel juega Vitartis en ese proceso? ¿Va a ser vital contar con un ‘cluster’ que pueda servir de intermediación entre las administraciones y esas pequeñas empresas para que no se pierda un euro y se maximice el valor de esos fondos?

Ahí la labor que estamos haciendo es, por un lado, establecer la interlocución del sector con las administraciones públicas para trasladar intereses, preocupaciones y temas prioritarios. Y, por otro, estamos viendo de qué manera las empresas pequeñas pueden entrar a formar parte de los proyectos de las empresas tractoras que tenemos en la asociación. Esa labor de nexo es la que estamos haciendo y en la que nos seguiremos centrando estos meses. Por eso creo muchísimo en el asociacionismo y en la colaboración, porque es la forma de hacer las cosas. O trabajamos juntos o esto del llanero solitario ya no funciona.

Crecimiento en la pandemia

En estos meses de pandemia, la industria agroalimentaria se ha situado incluso por encima de la automovilística como motor de Castilla y León en meses como abril o agosto. ¿Es coyuntural o el camino de la Comunidad es establecerse como una región netamente agroalimentaria?

No creemos que la estrategia como Comunidad pase por poner en competencia a dos sectores, porque además el sector del automóvil es fundamental, pero sí creemos que la industria agroalimentaria merece el apoyo y la confianza de las instituciones como seña de identidad de Castilla y León por nuestra aportación. Si trabajamos por fortalecer los dos sectores, esto hará que seamos un territorio mucho más atractivo y seremos más fuertes.

De hecho, la industria agroalimentaria ha crecido en el curso 19-20, con casi 11.000 millones de cifra de negocio y cerca de 2.000 empleados más en la Comunidad. ¿Cómo ha sido posible un crecimiento así en plena pandemia? ¿Es tan sólido el sector? ¿O se teme la volatilidad e inseguridad que viene para el campo con más plagas, cambios extremos de temperatura e incertidumbre en las cosechas?

Sí que somos un sector sólido. Pero nuestra posibilidad de seguir siéndolo va a depender de las inversiones que hagamos en innovación y sostenibilidad. En Vitartis estamos trabajando muchísimo para innovar, y tengo la absoluta tranquilidad y seguridad de que vamos a ser más grandes y más fuertes. Pero somos un sector con muchísima pluralidad y diversidad en todos los aspectos, y cuantas más pymes y menos micropymes tengamos, más fuertes seremos, así como también seremos más fuertes en tanto en cuanto las administraciones públicas crean en ese papel estratégico que tenemos en el país y la región.

¿Cómo se ha comportado la exportación en un año tan complicado?

Es la primera vez que nos encontramos con una crisis global que afecta a todos, y se han visto afectadas las exportaciones, que ya venían viéndose afectadas antes por el Brexit y los aranceles que puso Trump. Pero hemos tratado de ser ágiles y de buscar mercados alternativos, como Asia o los países árabes. Además, a partir de la pandemia, las exportaciones van a mejorar también porque si algo hemos dejado muy claro son las exigentes normas de calidad y seguridad alimentaria con las que trabajamos en Europa, España y Castilla y León. Esta seguridad alimentaria va a mejorar nuestras exportaciones. De hecho, en Castilla y León han aumentado ya un 5 por ciento. Pero la realidad es que aunque Castilla y León es el mayor territorio dentro de España dedicado al sector agroalimentario, en volumen de negocio estamos en tercer lugar y en exportaciones, en el décimo. Tenemos mucho que mejorar en este aspecto porque una provincia sola, como Almería, nos supera en volumen de exportación: allí el año pasado fue de 2.884 millones y en toda Castilla y León fue de 2.208 millones. Por esto es muy importante ser capaces de tener una mayor competitividad y un mayor dimensionamiento y, que dentro de la región, apostemos por este sector. Necesitamos que las administraciones crean en nuestro sector porque tenemos muchas posibilidades y somos muy atractivos, aunque no se nos vea.

Creyendo e invirtiendo en el sector, ¿puede llegar Castilla y León a ser no solo la Comunidad que más espacio dedica, sino la que más negocio genere y la que más exporte dentro del sector agroalimentario nacional?

Si tenemos territorio, y tenemos a las personas, por supuesto. Ese debería ser nuestro objetivo. Fíjate lo pequeña que es la provincia de Almería y son capaces de exportar mucho más que nosotros. Tenemos lo que ellos no tienen: terreno y agua. Si hacemos un sector atractivo para tener personas, lo tenemos todo para lograrlo.

Primera mujer al frente

Usted es la primera mujer en presidir Vitartis. ¿La industria agroalimentaria ha roto el techo de cristal o esto es solo una ilusión?

La industria agroalimentaria es un sector tradicional y muy ligado a la empresa familiar. Estos dos aspectos hacen que, mayoritariamente, quienes dirigen los proyectos siguen siendo hombres. Es cierto que Vitartis me dio esta oportunidad y trabajamos mucho por la igualdad y la visibilidad, porque esta diversidad creemos que es muy buena y es bueno normalizarla. Pero, aunque me encantaría decir con esto que hay muchas mujeres en la industria agroalimentaria, la realidad es que somos muy pocas. Por eso las que estamos tenemos que atrevernos a dar la cara, para que haya más gente que se atreva a dar el paso.

¿Cuál es el grado de crecimiento de Vitartis tras su paso por la presidencia? ¿Qué tipo de entidades echa en falta en este ‘cluster’ que aúna industria agroalimentaria e innovación tecnológica?

En estos tres años hemos crecido en industria agroalimentaria y en nuestros socios adheridos, pasando de tener 97 a 126 socios totales. Pero lo que más echamos de menos, lo que nos gustaría, es tener más empresas de bebidas que no solo sean de vinos. Porque cuanto más socios seamos, mejor. Tenemos un número importante, porque los socios actuales representamos en torno al 40 por ciento de la facturación del sector y el 40 por ciento del empleo, pero estamos todos los días trabajando para que haya más empresas. No obstante, tenemos unos socios que representan muy bien a los distintos subsectores del sector agroalimentario en Castilla y León, y de muy diferentes tamaños, desde microempresas a grandes empresas. Esa diversidad nos viene muy bien a la hora de colaborar y de aprender.

¿Qué mensaje le dejaría a su sucesor al frente de Vitartis?

Que sigamos afianzando ser seña de identidad de Castilla y León. En Vitartis tenemos que seguir trabajando por esa colaboración competitiva basada en la innovación, el compromiso y la generosidad para construir un mundo más igualitario y más justo. Pero tenemos unos socios tan estupendos, que la próxima persona que presida Vitartis va a ser mucho mejor y el viaje con esa persona va a ser increíble y va a merecer la pena.

© 2021 Actualidad Digital Ibérica. Todos los derechos reservados.