El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, valoró hoy en Santiago de Compostela la “suma de esfuerzos” que supone el frente común creado entre Castilla y León, Asturias y Galicia para impulsar la modificación del trazado del Corredor Atlántico de Mercancías e incluir en él el acceso ferroviario a los puertos de Vigo, A Coruña Avilés y Gijón, como parte de la red de transporte prevista. El acto de hoy fija una “posición común” de las tres comunidades autónomas para pedir al Gobierno de España que defienda ante Europa la necesidad de modificar el actual trazado con el objetivo de “mejorar las comunicaciones, dinamizar la industria del territorio y favorecer el comercio exterior” en el noroeste peninsular.

En ese sentido, Suárez-Quiñones recordó que Castilla y León es una “región de interior” y criticó el “desequilibrio” existente en la actualidad en cuanto al acceso ferroviario a los puertos marítimos españoles. En esa línea, el consejero lamentó que la red prevista en la actualidad prioriza la salida de mercancías hacia los puertos portugueses de Aveiro y Lexoes, mientras la “salida natural” de esas mercancías hacia los puertos de A Coruña y Gijón, que ya forman parte de la red básica, o los de Avilés, Ferrol y Vigo, que se integran en la red secundaria prevista por la Unión Europea.

Al respecto, el titular de Fomento consideró que el actual trazado del eje atlántico “no recoge los intereses” de todos los territorios, tal y como ya defendieron las tres comunidades firmantes en la última reunión de la Macrorregión de las Regiones del Sudoeste Europeo (RESOE), celebrada en Ponferrada. Además, Suárez-Quiñones lamentó el “desequilibrio modal” existente en el sector del transporte, donde sólo el uno por ciento de las mercancías se mueve en ferrocarril y un exiguo 16 por ciento lo hacen por vía marítima. El objetivo, según el consejero, es “integrar el transporte por carretera” en la red europea.

Suárez-Quiñones explicó que la modificación que impulsan los responsables de las tres autonomías reunidas hoy en Santiago de Compostela consistirá en conectar el actual trazado con una nueva “antena” que sirva de enganche con el noroeste peninsular. Al respecto, desde Valladolid el trazado engancharía con Palencia y León. Desde la capital leonesa, dos nuevos ramales conectarían con Gijón y Avilés, por un lado, y con Vigo y Coruña, por el otro.

“Es un proyecto de todos y para todos y debemos aprovechar la oportunidad que supone el Corredor Atlántico para nuestra tierra”, resumió el consejero, que destacó que la modificación prevista permitiría a las tres regiones ser “más fuertes en Europa”. Además, la conexión con estos puertos permitiría crear un bucle marítimo en la zona de la Cornisa Cantábrica, similar al existente en el área de influencia del Corredor Mediterráneo.

Revisión del trazado

El acto institucional de hoy sirvió para evidenciar la “reivindicación” del noroeste peninsular para que los fondos europeos Connecting Europe Facility (CEF), encargados de financiar las inversiones en la red transeuropea de transporte (RTE-T), creada en 1996 en el seno de la Unión Europea, incluyan partidas para mejorar las conexiones ya existentes.

En esa línea, el trazado también será uno de los aspectos que se podrán modificar en la revisión que tendrá lugar en 2018, para incluir una “antena” que cree un nuevo ramal prioritario para conectar el cuadrante noroeste español con el resto de corredores europeos. La última revisión del trazado tuvo lugar en 2011, explicó el director general de Transportes de la Xunta de Galicia, Ignacio Maestro.

El Corredor Atlántico incorpora en su trazado prioritario -Core- los enlaces entre los puertos del norte y Castilla y León, si bien no están considerados como un ramal originario de este eje logístico. De esta forma, su acceso a la financiación comunitaria se complica, puesto que el reparto de los fondos se dirige en primer lugar a estos itinerarios, en segundo, a la ‘malla’ principal, y, por último, a la básica. De hecho, explicó Maestro, el 90 por ciento de los fondos destinados al Corredor Atlántico desde 2011 han ido destinados a los nueve principales corredores europeos.

Voluntad compartida

Por su parte, la consejera de Infraestructuras y Vivienda del Gobierno gallego, Ethel Vázquez, valoró el hecho de que exista una “voluntad compartida” entre las tres autonomías para defender una conexión que consideró “estratégica”. “Los puertos del noroeste peninsular son una plataforma esencial para el comercio internacional”, aseguró Vázquez, que defendió que el “proyecto colectivo” permitirá a las tres comunidades “multiplicar su potencial logístico” y mejorar su “rentabilidad económica, social y medioambiental”.

En la misma línea, el titular de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente del Principado de Asturias, Fernando Lastra, echó de menos la presencia de representantes del Gobierno de Cantabria en el acto de hoy, ya que, según destacó, las tres regiones tienen “intereses comunes”. “Trabajamos juntos para ser más eficaces”, concluyó Lastra.. Al respecto, la jornada también contó con la presencia y participación de representantes de diferentes agentes sociales y empresariales, así como los responsables de las autoridades portuarias, de las cámaras de comercio y de las principales agrupaciones de empresarios.