Num: 6966 | Viernes 3 de diciembre de 2021
El tiempo - Tutiempo.net
El tiempo - Tutiempo.net

FOTOGALERÍA | Castro Ventosa y el bosque didáctico de la FPaT: planes de otoño

Fran Fernández Salgado - 24 de octubre de 2021

El otoño en el Bierzo tiene en el Castro Ventosa, en Pieros, uno de sus magníficos miradores: el paisaje de viñas, cada una de un color, tinta de rojos, amarillos y naranjas las serenas lomas de esta zona de la comarca en un espectáculo para los ojos que desborda todos los cánones de la belleza.

Este castro astur, luego ocupado por los romanos (se conserva una muralla construida por este imperio), es considerado por algunos como el emplazamiento de la ciudad de Bergida, bajo cuyas murallas, de acuerdo con el historiador romano Floro, se batieron por primera vez los ejércitos de Roma contra los cántabros. Hay quien le atribuye al Castro Ventosa una cierta importancia en materia de comunicaciones en los tiempos en que cierto imperio sacaba oro a esgaya por aquí pues se conectaba con las tres principales ciudades de la época, las actuales Lugo, Braga y Astorga. Además, existe entre algunos lingüistas la consideración de que de ese nombre, Bergida, deriva el topónimo de la comarca.

A la fantasía visual que provee la visita al Castro Ventosa y la contemplación de lo que la seronda le hace a los viñedos, amén de la lección en historia que da la guardesa del castro, se puede añadir otra estimulante actividad con la que disfrutar del paisaje berciano y aprender algo: el bosque didáctico que la Fundación Prada a Tope tiene en las inmediaciones de Quilós, en un alto desde el que se puede contemplar Canedo, Arganza y Magaz de Arriba así como Cacabelos y Quilós, y el mar de viñedos que hay en estos dos términos de Cacabelos y Arganza, entre los que se encuentra el entorno.

Se trata de una plantación de árboles de distintas especies y cuenta con paneles explicativos que cuentan las características de cada vegetal allí de cuerpo presente. Yendo desde el Castro Ventosa, es muy fácil llegar pues simplemente hay que desviarse a la derecha en la carretera de Arganza hacia una pista de tierra tras pasar la rotonda en la que está el desvío a Quilós. También se accede a través de una pista entre viñedos desde la carretera de Arganza a Magaz.

Historia, botánica y belleza paisajística se acumulan en estos dos lugares, pues (en coche) la distancia entre estos puntos no pasa de los 15 minutos. Con el buen tiempo acompañando, se antojan musts del qué ver en el Bierzo estos días en los que el otoño orla las viñas con un anárquico delirio cromático que sólo durará hasta que las lluvias empujen al suelo las coloreadas hojas para dar comienzo al proceso que el año que viene volverá, si la Virgen de la Encina ayuda, a hacer que no se seque el buen vino.

Lee toda nuestra agenda de qué hacer en el Bierzo aquí.

FOTOGALERÍA DEL CASTRO VENTOSA EN OTOÑO 2021

© 2021 Actualidad Digital Ibérica. Todos los derechos reservados.