Coalición por el Bierzo (CB) precisó hoy que la Junta ya estudia los últimos restos arqueológicos aparecidos en el área de la Tebaida berciana, tras el incendio que durante el mes de abril calcinó más de 1.300 hectáreas en la zona. Según los bercianistas, el Gobierno autónomico procedió a registrar los restos de forma preventiva hasta que se confirme su antigüedad y su valor histórico, lo cual llevará algún tiempo, adelantaron. Aunque por el momento no se hayan localizado elementos arqueológicos, como cerámica o monedas, con las que datar las estructuras localizadas, CB recordó que los hallazgos más valiosos se encontrarán “a no menos de seis metros bajo tierra”.

Por el momento, las únicas labores previstas en la zona son las de estudio documental y cartográfico, para su delimitación y datación. “Las posibles labores técnicas de prospección arqueológica, de momento no se han propuesto”, explicaron. Así, durante la visita facultativa de los técnicos de la Junta se constató la existencia de cerca de 60 bancales, que no han sido previamente catalogados en la Carta Arqueológica Provincial o en el catálogo del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Ponferrada. Entre agosto y septiembre, los responsables del hallazgo aportarán planos detallados de los lugares con indicios arqueológicos.

Al respecto, los bercianistas advirtieron que “la confirmación de elementos arqueológicos datables, será lenta debido a las condiciones de la zona” y recordaron que el propio catálogo arqueológico asociado al PGOU de Ponferrada contiene varios yacimientos arqueológicos que se han inscrito de forma preventiva en los que tampoco constan hallazgos de restos datables, ni mucho menos excavaciones arqueológicas.

La intención de los responsables del hallazgo es que la inscripción preventiva de estos bancales y caminos dé al menos un margen de un año para topografiar los restos localizados. En ese sentido, se está realizando un mapa más detallado del área de interés arqueológico y avanzando en la datación de las terrazas, con datos relativos a los censos de población desde el siglo XVI o gracias a la presencia de árboles que se puedan datar, como los castaños centenarios.

Por su parte, el Ayuntamiento de Ponferrada participará en las labores de limpieza que permitirán el estudio arqueológico de la zona y su posible relación con iglesias o monasterios de la Edad Media.

“La Atapuerca medieval”

El hallazgo en el mes de mayo de una serie de terrazas agrícolas y muros de contención en el área de la Tebaida berciana parecía indicar la presencia de poblados del periodo de la Alta Edad Media, que los investigadores relacionan con los despoblados medievales de Santa Eucheria y Santa María de Castrillo, datados entre los siglos X y XIII y lugares en los que podrían haberse levantado algunos de los monasterios e iglesias que formaron parte de esta zona en la que el movimiento eremítico europeo tuvo su punto culminante.

Los responsables del descubrimiento, localizado en una zona entre las localidades de Manzanedo, San Cristóbal, Peñalba y Bouzas, aseguraron entonces que el mismo podría convertir la Tebaida en “la Atapuerca medieval”