Los datos provisionales (de los 107 incendios publicados por la Junta en una decena de ellos no se ha informado públicamente sobre la superficie quemada) arrojan una cifra total de 705 hectáreas quemadas en la temporada de verano. De ellos, 37 fueron provocados y de 61 no se ha determinado todavía la causa. El fuego de mayores proporciones fue el ocurrido en San Miguel de Langre, en el municipio de Berlanga, en el que ardieron 169,74 hectáreas, seguido por el de La Braña, en Vega de Valcarce en el que se quemaron otras 140 hectáreas.

Información completa en BierzoDiario.