¡Cien a caras!

EBD da a conocer la ruta de las chapas de 2015 en Ponferrada durante jueves, viernes y sábado. Corros donde tirarán las 'perras gordas' al aire
Dos ‘perras gordas’, protagonistas del juego

M. Alija Hoy será el primer día en el que el afamado juego de las chapas tenga lugar en Ponferrada. Las cruces y las caras volverán a repartir suerte o infortunio desde esta noche, jueves, al sábado. Cuatro corros, donde antaño eran muchos más, tirarán las ‘perras gordas’ al aire.

Los asiduos al corro de Ponferrada Park tendrán que cambiar de morada, este año el hotel restaurante no las organizará. En su lugar un nuevo espacio será centro de ocio y disfrute del azar, el bar La Solana, ubicado en la parte alta de General Vives. Resulta ciertamente imprevisible saber que tipo de ambiente habrá en este lugar al ser el primer año que las organizan.

El Hotel Madrid apostará fuerte esta noche y las venideras, y es que es sabido que de todos los corros de Ponferrada este el más duro, el de las apuestas más altas. Dicen que se debe a la poca presencia de mujeres en este salón, quedando los hombres sin el freno de la prudencia de sus esposas. Y es que antaño, las mujeres solo podían asistir al juego de las chapas el viernes santo. Acudían al término de la procesión, pero volvían a casa antes de dar comienzo la noche.

La Obrera vino a sustituir al Casino-La Tertulia cuando éste dejó de celebrar las chapas hace ya más de 10 años. Por su cercanía, muchos de los habituales al Casino acuden ahora año tras año a la Obrera, aunque es  habitual escuchar que el corro de la Tertulia era sin duda el más bonito de la capital berciana. Desapareció cuando entró en vigor el decreto de 2002 regulador de la organización del juego de las chapas que se complementa con la Ley de 1998. Hubo controversias para designar al Organizador que junto al Baratero son los responsables del desarrollo del juego.

Por último, el bar San Francisco es el cuatro de los corros de Ponferrada que ha recibido autorización de la Junta para el juego.

Celso López Gavela

El juego de las chapas fue prohibido durante varios periodos. Uno, en la dictadura del General Franco aunque se siguió celebrando de forma clandestina, sobre todo en Jueves y Viernes Santo. Además, hay leyendas populares que hablan de partidas en las que se apostaron grandes sumas de dinero, propiedades e incluso la mujer y/o la hija.

Otra fue durante el gobierno del socialista Celso Gavela como alcalde de Ponferrada. No le debería gustar el juego, que durante un par de años hizo desaparecer las chapas.

El juego

Tras colocar las chapas cruz con cruz, las monedas se lanzan al aire lo más vertical y horizontalmente posible –si hay techo y las monedas lo tocan queda anulado el lanzamiento–. Si al caer al suelo salen caras ganan los que hayan apostado a caras y si salen cruces los que hayan apostado a esta posibilidad.

Entre los aspectos llamativos de este juego de azar es que los importes de las apuestas se depositan en el suelo por lo que es habitual ver acumuladas grandes sumas de dinero. Además, en algunos corros se permiten las apuestas ‘por fuera’, es decir apuestas entre jugadores que pueden estar o no en el ‘corro’ lo que puede provocar algunos problemas o disputas ya que el ‘baratero’ no recibe un tanto por ciento de ellas.

Las monedas con las que se juegan son dos ‘perras gordas’, que era la moneda de 10 céntimos de la época de Alfonso XIII, en cuyo reverso se traza, normalmente pintada, una cruz o aspa.