Num: 7179 | Lunes 4 de julio de 2022
El tiempo - Tutiempo.net
El tiempo - Tutiempo.net

Cineasta en tiempos difíciles

El director berciano Gabriel Folgado aparca sus proyectos de 'Huellas en la nieve' y el documental sobre el Pajariel Bembibre por falta de ayudas y financiación

Folgado, durante uno de sus rodajes (Ical)

Vanesa Silván/ Ical No son buenos tiempos para el cine. La crisis se nota, y mucho. Los directores y las pequeñas productoras de Castilla y León tienen serias dificultades para sacar adelante sus proyectos, ante una prácticamente “imposible” financiación y la falta de ayudas públicas para el llamado séptimo arte. Y un ejemplo de esos directores y modestas productoras es el cineasta berciano Gabriel Folgado, con su productora Catoute Films, que en el último año se ha visto obligado a aparcar sus proyectos 'Huellas en la nieve', con todo cerrado para iniciar el rodaje, y el documental sobre el equipo de baloncesto femenino de Bembibre.

En el momento actual es muy complicado financiarse, incluso a través de la coproducción, y también optar a las ayudas del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA). “Es muy difícil acceder a esas ayudas porque tienen muy poco presupuesto, el ICAA maneja presupuestos muy pequeños y después encima las cantidades que dan son muy cortas, casi no te dan ni para empezar”, lamentó Folgado que añade que incluso a nivel autonómico, si para los largometrajes el acceso es “complicadísimo, para los cortometrajes directamente “no hay ayudas”.

Con este panorama, la única alternativa es seguir trabajando “sobre el papel” en los proyectos y esperar a que lleguen tiempos mejores para la industria audiovisual y volver a oír el deseado “¡3, 2, 1!¡Acción!”, al comienzo de cada toma en el rodaje. Así, Gabriel Folgado aprovecha el “parón” para ultimar el guión de 'Alicia', un nuevo largometraje. “Ahora estoy trabajando en un guión, que ya está bastante avanzado y que se titula 'Alicia', perfeccionándolo para que el día que se vaya a rodar esté los más completo posible”, explica.

Es una película es de corte social y contaría la historia de Alicia, una mujer que después de una separación un poco traumática de su pareja y con un niños pequeño tiene que afrontar una nueva situación vital. “Tiene que encontrarse con algo nuevo que antes no suponía ningún problema al tener una vida en pareja y vivir más o menos acomodadamente, pero de repente se encuentra con que se tiene que enfrentar a su nueva vida”, apunta Folgado, que reconoce que es un proyecto que podría ser rodado perfectamente en el Bierzo, ya que está ambientado en una ciudad de provincias que podría ser Ponferrada e incluso Bembibre.

El director berciano del premiado cortometraje 'Ancestral Delicatessen', Gabriel Folgado (Ical)
El director berciano del premiado cortometraje 'Ancestral Delicatessen', Gabriel Folgado (Ical)

“A ver si hay cambios y con esos cambios el cine vuelve a formar parte de la cultura en este país, nos ayudan un poco más para formar una verdadera industria que se preocupe por el cine”, añade Folgado, que se graduó en dirección de cine en la Universidad de León (ULE). Lleva más de diez años en este “mundillo”, desde que realizara su primer cortometraje, 'Vilapicardo' (2004), al que siguió 'La Embajada Toscana' (2005), con el que recibió una mención especial en el Festival de Cine de Ponferrada y fue seleccionado en varios festivales nacionales e internacionales como la Seminci de Valladolid y Festcine, con exhibiciones en New York, Los Ángeles, Lisboa y Buenos Aires.

Y entonces dio el paso al “largo” con 'Paisajes Interiores' (2009), una película documental que cuenta la historia de la minería del Bierzo a través de la voz de tres generaciones de mineros pertenecientes a la misma familia. Con ella obtuvo siete candidaturas a los Premios Goya 2011, incluidos mejor película y mejor dirección novel, además de recibir el premio del público en el Festival de Cine y Televisión de León y ser seleccionado en más de una veintena de festivales de todo el mundo, de Italia a México, pasando por Ecuador, Colombia, India, Pakistán, Alemania, Canadá, Kenya, Chipre, Chile, Perú o Rusia.

Era la antesala del éxito de su segundo documental, 'Ancestral Delicatessen' (2012), sobre un producto típicamente berciano, las castañas, y rodado entre esta comarca y París (Francia). Con esta película obtuvo un 'Quercus' como finalista a la distribución, además de ser elegido mejor cortometraje rodado en Castilla y León en el Festival de Cine de Astorga, el premio 'Zinexin' al mejor cortometraje del Certamen de Cortos de La Roda y, ya fuera de España, una mención especial del jurado en el Festival Internacional de Cine Etnográfico en el Reino Unido y mejor cortometraje documental en el Certamen Internacional de Cortometrajes 'Roberto Di Chiara' en Argentina. 'Ancestral Delicatessen' fue seleccionado en 70 festivales nacionales e internacionales y fue proyectado en más de un treintena de países.

Entre el baloncesto y 'Huellas en la nieve'

Una trayectoria profesional que se ha visto ralentizada por la actual situación del sector. Así, queda “congelado” su proyecto para hacer un documental sobre el Embutidos Pajariel, el equipo de baloncesto femenino de Bembibre, para el que solicitó las ayudas del ICAA el año pasado y que no le fueron concedidas. “El proyecto llamaba la atención sobre el trasfondo que hay detrás del equipo a nivel social, ya que Bembibre es un sitio que está en plena recesión por toda la crisis económica, a la que se añade la de la minería, y cómo de repente tiene un equipo en primera división femenina y se convierte en un acontecimiento social y el pabellón se llena en cada partido. Me parece una historia preciosa de contar”, explica.

Sin esas ayudas, la capacidad de su productora Catoute Film no es suficiente para sacar adelante este proyecto ambicioso. “En el Ayuntamiento de Bembibre fueron muy receptivos con el proyecto y estaban dispuestos a ayudar, pero está claro que no se pueden hacer cargo de la totalidad de una producción como esta, que manejamos un presupuesto elevado que ronda los 110.000 euros”, valora el cineasta, que entiende y, recalca, “además debe ser así”, porque “nadie entendería que tal y como están las cosas se gastaran ese dinero en hacer una película”.

Folgado explica que la idea era que con las ayudas del ICAA y la propia productora se hubiera podido sacar adelante, con la colaboración del Ayuntamiento de Bembibre, pero sin contar con el apoyo económico del Instituto de la Cinematografía no es posible. “Sería un largometraje rodado prácticamente durante toda la temporada, en el guión hay algún viaje como el de las jugadores extranjeras en su país, es un proyecto bastante ambiciosos narrativamente y desde el punto de vista de la producción”, añade el director de cine de Albares de la Ribera (León).

Otro de los proyectos, también muy avanzado, que está a la espera de esos tiempos mejores es 'Huellas en la nieve', cuyo rodaje ya está previsto que se hubiera podido realizar el invierno pasado. “La idea era haberlo rodado el invierno pasado pero fue imposible”, apostilla Folgado, que explica que el proyecto está “armado”, con actores y todo el equipo, en coproducción con la productora gallega Amanita Films. “Son proyectos que están ahí y que no renuncio a hacer algún día, llegará el momento”, recalca.

Folgado y su equipo, en un momento de un rodaje (Ical)
Folgado y su equipo, en un momento de un rodaje (Ical)

Castilla y León de cine

Las ayudas no son suficientes, pero algunas hay. La Junta tiene una línea de subvenciones destinadas a financiar la preproducción, producción y distribución de largometrajes documentales y de ficción, así como pilotos de series de animación y de televisión. Su cuantía depende de la disponibilidad presupuestaria y nunca podrá superar el 50 por ciento del presupuesto total y siempre con un límite máximo de 50.000 euros por beneficiario. Pero la preocupación por el cine del Gobierno autonómico no está sólo orientado al fomento y promoción del sector audiovisual sino también a convertir a la Castilla y León y un gran “set” de rodaje, para lo que creó hace un par de años la Film Commission.

A través de ella, se “proporciona a los productores audiovisuales toda la información necesaria para facilitar los rodajes” que se lleven a cabo en la región, facilitando una base de datos con toda la información necesaria sobre localizaciones, profesionales, equipos técnicos y artísticos, así como sobre cualquier necesidad logística que precise para llevar a cabo la grabación. Así, también da apoyo para que el productor encuentre la localidad y se agilicen los tramites necesarios para obtener los permisos de rodaje con el menor tiempo y coste posible.

Y es que Castilla y León ha sido a lo largo del último siglo el “decorado” de numerosas películas, desde taquilleras producciones nacionales a otras más modestas, como 'El año de las luces' (Fernando Trueba, 1986), rodada en Sanabria (Zamora), 'El Filandón' (José María Martín Sarmiento) en la catedral de León o 'Canción de cuna' (José Luis Garci, 1994) en Burgos. Unas localizaciones que recoge, una a una, el libro 'Cine en Castilla y León (1910-2010)' hasta contabilizar un total de más de 2.000 apariciones de distintos lugares de la Comunidad en las películas.

También fue el escenario de las grandes producciones de Hollywood, con las estrellas de cine del momento, como ocurrió con el rodaje de 'El Cid (Anthony Mann, 1961) y el paso por Valladolid de Sofía Loren y Charlton Heston, o 'Conán El Bárbaro' (John Milius, 1981), con el “musculado” Arnold Schawarzenegger en localizaciones en Ávila, sin olvidar la Rusia “soriana” de 'Doctor Zhivago' (David Lean, 1965) con Omar Sharif y Julie Christie o la elección de Orson Welles de la muralla de Ávila o la catedral de Soria para recrear la Inglaterra de principios del siglo XV en 'Campanadas a medianoche' (1965).

 

© 2022 Actualidad Digital Ibérica. Todos los derechos reservados.