Ciudadanos subraya que la gestión “a golpe de cheques” no soluciona la crisis de natalidad de Castilla y León

Gemma Villarroel recuerda al PP que la fórmula ha fracasado en otros territorios y exige la gratuidad de la educación de 0 a 2 años
Gemma Villarroel
Gemma Villarroel. / Campillo

La presidenta de Ciudadanos de Castilla y León, Gemma Villarroel, lamentó que “la única fórmula” que ha encontrado el ejecutivo de Alfonso Fernández-Mañueco para impulsar y fomentar la natalidad en Castilla y León “y a la par atajar la polémica surgida por la disparatada idea del ‘plan próvida’ de Vox”, sea la puesta en marcha de un cheque-bebé.

Una idea que según relatan en un comunicado recogido por Ical, “no es nueva en España” y que tiene como primer precedente el famoso cheque bebé de 2.500 euros que puso en marcha José Luis Rodríguez Zapatero con la oposición del PP, el mismo que ahora, lamenta Villarroel, “recupera su fórmula con matices”.

“El Ejecutivo de Mañueco recurre a una fórmula más que manida y que ha venido a demostrar que no soluciona la crisis de la natalidad. Cualquier ayuda para las familias y la crianza es bienvenida y positiva porque es cierto que son bajas comparadas con otros países, sin embargo, no es la solución”, señaló Villarroel.

La líder autonómica de Cs, que aplaudió que el gasto del cheque vaya ligado al consumo del comercio local, recordó que la cuantía anunciada por el presiente Mañueco tiene limitaciones. “Como siempre, hay que leer la letra pequeña porque no todas las familias podrán acceder a esos 2.500 euros anunciados a bombo y platillo”, apuntó.

En cualquier caso, Villarroel insiste en que” esa ayuda no será determinante para que una mujer decida tener un hijo”. “Esa cuantía me soluciona para comprar el carro y un año de pañales pero ninguna persona va a dar el paso de tener un hijo únicamente por conseguir un chequé. Ya se ha visto que la fórmula no funciona”, explicó.

Por todo ello, la líder de Cs advierte a Mañueco de que una gestión a golpe de cheque no es la solución para atajar un problema como el de la baja natalidad que sufre Castilla y León y le instó a dar una vuelta de tuerca a su política, con medias como la gratuidad de la enseñanza de 0 a 2 años.

“Este año se aprobó la gratuidad de la educación de 2 a 3 años pero es necesario hacer un esfuerzo y que contemple los tres cursos del primer ciclo de la Educación Infantil. Las familias que se ven obligadas a reincorporarse al trabajo deben afrontar un importante desembolso económico y ahí debe estar la Junta”.

Un punto de partida que, si bien debe ir acompañado de otras medidas, señaló Villarroel, y recordó su propuesta de ampliar el límite de 40 años de la reproducción asistida en Castilla y León y dar acceso no solo para el primer bebé, entre otras. “Estas son medidas que sí podrían ser la punta de lanza para fomentar la natalidad pero no un chequé bebe que solo una medida electoralista para llenar titulares”.