Num: 6763 | Viernes 14 de mayo de 2021
El tiempo - Tutiempo.net
El tiempo - Tutiempo.net

El columpio de Valdecarrizo: una atracción turística más en el Valle del Oza

Tres vecinos de San Clemente de Valdueza han instalado un columpio en un alto desde el que se ve Ponferrada, el cual ha empezado a atraer curiosos a esta zona plagada de rutinas de senderismo

Columpio de Valdecarrizo, en San Clemente de Valdueza. / QUINITO

Un día, Goyo, un apasionado de las rutinas de senderismo, pasando cerca de una de sus fincas, en el alto que llaman de Valdecarrizo, arriba de San Clemente, en el afamado valle del Oza, se dijo: “aquí voy a montar un columpio”. Y así fue: desde hace unas semanas, el columpio de Valdecarrizo es una realidad. De hecho, son dos columpios y, según cuentan, planean instalar un tercero.

El alto en el que se halla se trata de un lugar en el que crecen unos viejos robles. Una zona que Goyo limpia todos los años, un altín al que antiguamente se subía el día de la Encina, la noche más bien, para poder ver desde allí los fuegos artificiales de Ponferrada.

Las vistas de este columpio son la capital del Bierzo, por un lado, y los montes Aquilianos, que separan la comarca de la de la Cabrera, esos en los que serpentea y se entromete el valle del Oza, el Valdueza, con Peñalba de Santiago al fondo.

Se trata de una zona con numerosas rutas de senderismo. Según cuentan Goyo, Mariví (su mujer) y Mónica, su hermana, desde el columpio de Valdecarrizo se puede enlazar mediante sendas con los canales romanos o tomar el Camino de los monjes hasta Peñalba. La ruta de los columpios de San Clemente es un atractivo más para el valle que, aseguran, en pocas semanas ya ha despertado bastante interés, plasmándose este en numerosos visitantes.

Cómo llegar al columpio de Valdecarrizo

Mariví se ha ocupado de señalizar la zona para que no tenga pérdida. Es la pedánea de la localidad y no ha notado que entre los vecinos se haya producido malestar por el aumento de visitas, más bien todo lo contrario. Goyo cuenta que se ha percatado de que algunos vecinos se han cuidado de adecentar las calles de San Clemente que llevan al camino al columpio de Valdecarrizo, por las que antes no pasaban los visitantes.

Ven ilusión en el pueblo y, además, piensa Goyo, que San Clemente se ponga en el mapa con este curioso atractivo puede servir para que “algunos se den por aludidos”, dice en referencia a las autoridades del Ayuntamiento, y se puedan hacer mejoras y arreglos. Se dicen abandonados: “ni limpian los senderos”, cuenta Goyo, quien siente que en el municipio sólo se mira para Peñalba cuando se habla del valle del Oza.

Goyo tiene una desbrozadora a la que da uso durante todo el año, con la que, entre otras cosas, ha limpiado los canales romanos que van de Valdefrancos a Montes, los tramos que hay en San Clemente de Valdueza. Columpios y canales romanos: una dupla con la que en esta localidad, que, durante unos años del siglo XIX, fue municipio (después se integró en el de San Esteban, el cual finalmente pasó a formar parte de Ponferrada), piensa que puede mejorar su atractivo para los aficionados a las rutas de senderismo. Los impulsores de este columpio de Valdecarrizo recuerdan que esos canales, los llamados romanos, son un patrimonio de muchísimo interés que bien podría servir para la promoción turística de Ponferrada, una novedad que rompería con el que “siempre están vendiéndote los mismo”, remarcan.

Su único temor es que el tentador columpio de Valdecarrizo atraiga a ese tipo de curiosos que no gustan en los pueblos: los que, en época de, por ejemplo, recogida de castañas, obvian que estas tienen dueño y un valor económico. Quejas al respecto se escuchan en muchos lugares del Bierzo pues, mientras el mundo rural se va reiventando con, entre otras, ideas como la del columpio de Valdecarrizo, desde las ciudades sigue faltando, hacia los pueblos, un pelín de respeto.

El valle del Oza

El valle del río Oza es una zona del municipio de Ponferrada en la falda de los montes Aquilianos. Se trata de un área en la que es posible encontrar monumentos como el monasterio de San Pedro de Montes, en Montes de Valdueza, o la iglesia de Santiago de Peñalba, de estilo mozárabe.

En estos recónditos valles, el del Oza y aledaños, se considera que hubo, hace siglos, una gran actividad monacal, con varios monasterios e industria medieval, de la que el vestigio más visible sería la herrería de Compludo, ya en el valle del Meruelo, en las proximidades del Camino de Santiago. Por ello, la zona fue referida en la antigüedad con el nombre de tebaida.

Algunos pueblos, como San Adrián de Valdueza, están siendo rehabilitados. En Peñalba de Santiago, el turismo rural ha transformado la localidad, desde el precioso empedrado a los característicos tejados de pizarra, hasta convertirla en un referente nacional en este sector.

 

FOTOGALERÍA DE QUINITO

 

© 2021 Actualidad Digital Ibérica. Todos los derechos reservados.