Num: 7014 | Jueves 20 de enero de 2022
El tiempo - Tutiempo.net
El tiempo - Tutiempo.net

Cómo aumentar la vida útil de tu coche

Es muy probable que a diario veas por las carreteras del Bierzo varios automóviles que tienen unos cuantos años a sus espaldas. ¿Cómo es posible que sigan circulando a la perfección?


Es muy probable que a diario veas por las carreteras del Bierzo varios automóviles que tienen unos cuantos años a sus espaldas. ¿Cómo es posible que sigan circulando a la perfección? Ello es fruto del buen  mantenimiento que le dan sus propietarios.

Tú también puedes conseguir un resultado similar, indistintamente del modelo de coche y de la empresa automovilística encargada de su fabricación. Para tal fin basta con aplicar las siguientes claves que son ideales para aumentar la vida útil de tu vehículo de cuatro ruedas.

 

Circular a baja velocidad en tramos con presencia de animales cinegéticos

 

Animales como los jabalís y los ciervos pueden causar graves daños en tu automóvil. Es por este motivo que conviene aumentar las coberturas del vehículo con opciones de seguros como la de terceros ampliado que ofrece Verti. En este caso hay una cobertura opcional para la fauna cinegética.

Ir con un seguro que cubra los posibles percances ocasionados por un jabalí que se cruza de noche por una carretera te permitirá realizar los desplazamientos más tranquilamente. Aun así, conviene que apliques una clave adicional que se resume en circular a baja velocidad, por supuesto sin que llegue a ser anormalmente reducida, lo cual no está permitido.

Si es necesario haz uso de las luces de largo alcance, sobre todo en carreteras de montaña o que estén próximas a una zona boscosa. En caso de que desafortunadamente termine produciéndose el impacto, al ir a una baja cifra de kilómetros por hora la reparación no será tan complicada y, por ende, disfrutarás más años de tu coche en buen estado.

 

No ‘pisarle’ en frío

 

Si eres de esos bercianos que llegan tarde al trabajo o a cualquier cita y quieren marcharse deprisa con el automóvil, evita una práctica que reduce drásticamente su tiempo de vida útil. Nos referimos a  pisar excesivamente el acelerador cuando el motor está recién arrancado.

El mismo requiere alcanzar una temperatura óptima para funcionar a la perfección. Hasta que no hayan transcurrido unos minutos es mejor que no le exijas mucho, ya que en caso contrario sufrirá en exceso y  durará menos años.

Una buena idea en este sentido se resume simplemente en arrancar el motor y dejarlo encendido durante  un par de minutos, tiempo suficiente para iniciar la marcha habiéndose alcanzado previamente una buena temperatura y el nivel de lubricación óptimo.

 

Controlar regularmente la presión de los neumáticos

 

Son numerosas las partes de un coche que adquieren importancia si quieres alargar al máximo posible su vida útil. Entre todas ellas hay que destacar unas de las que suelen pasar desapercibidas a pesar de lo relevantes que son: las ruedas. Y no es para menos, puesto que los neumáticos permanecen en contacto con el firme, independientemente del tipo de vía por la que circules.

Una tarea que no mucha gente hace y que es imprescindible para que el coche esté bien durante muchos años consiste en revisar la presión de los neumáticos, al menos una vez cada dos meses, aunque los expertos recomiendan hacerlo mensualmente.

Dichos especialistas inciden en la importancia de revisar también la presión del neumático de repuesto. Y es que el mismo suele quedar olvidado en el compartimento habilitado debajo del maletero. Cuando se produce un imprevisto con una de las cuatro ruedas, a la hora de hacer uso del de repuesto llega la sorpresa desagradable: no tiene la presión adecuada. Evítalo para conseguir una vida útil del coche que te  sorprenderá, superando los quince, veinte e incluso más años.

 

Malas costumbres que debes evitar

 

Por motivos de comodidad o de otras índoles hay algunas malas costumbres que, por desgracia, están bastante extendidas entre los conductores del Bierzo. Todas ellas han de ser evitadas, sobre todo la primera que mencionaremos: dejar la mano en la palanca de cambios, apoyando sobre ella el peso del brazo.

Si tu coche no tiene reposabrazos en la parte derecha del piloto, puedes optar por apoyar la mano encima de la pantorrilla, pero nunca en la palanca de cambios, acción que hace sufrir el sistema interno. Una avería de este componente del vehículo acortaría la vida útil del mismo, así que tenlo en cuenta.

Otra mala costumbre de la que has de olvidarte sí o sí es subir los bordillos a una velocidad excesiva. No solo los neumáticos anteriormente mencionados sufren las consecuencias, sino también las suspensiones. Si has de subir a la acera o bajar de ella, ve en primera y no avances a más de tres o cuatro kilómetros por hora.

Por último, pon en práctica una buena costumbre que consiste simplemente en lavar el coche en instalaciones especializadas o por tus propios medios si dispones de una limpiadora de alta presión. Solo así conseguirás deshacerte de la suciedad que, con el paso del tiempo, puede dar pie a que aparezca óxido en la carrocería.

© 2022 Actualidad Digital Ibérica. Todos los derechos reservados.