La Sección Tercera de la Audiencia Provincial ha condenado a Manuel Daniel Digón Escobio a  ocho años y medio de prisión por abusar sexualmente de una de las hijas de su pareja en 2010, a quien además deberá indeminizar con 12.000 euros. Asimismo, una vez que salga de prisión, estará en libertad vigilada durante cinco años y le estará prohibido acercarse a su víctima a menos de 200 metros durante 10 años. El fallo de la sentencia considera que no hay pruebas de que otra hermana de la víctima, que también presentó denuncia,  fuera asimismo agredida sexualmente, por lo que el acusado es absuelto de esta parte de la causa.

Manuel Daniel Digón, nacido en Gijón pero vecino de Dehesas, inició la relación con su pareja en 2006, pasando a convivir con ella y sus tres hijas poco después. A pesar de las  niñas le  consideraban un padre, rol que él inicialmente asumío encargándose de todo lo relativo a su bienestar y educación, en 2010, cuando su víctima tenía 14 años, comenzó a realizarse tocamientos cuando la madre estaba ausente, en contra de su voluntad, primero vestida y luego desnuda. La niña se lo contó a su madre pero ésta no la creyó. Tras varios encuentros de este tipo, en 2010 la forzó cuando estaba sola en su habitación, la tumbó y la violó. La niña no dijo nada por miedo a lo que les podría pasar a sus hermanas y dado que la madre no la había creído en un primer momento, pero sí manifestó a esta última que no quería seguir viviendo con el procesado consiguiendo finalmente, tras insistir con una actitud rebelde, irse a vivir con su tía.

 

.