El proyecto político aprobado por el 39 Congreso Federal del PSOE apuesta por impulsar una reforma “federal” de la Constitución para “perfeccionar el reconocimiento del carácter plurinacional del Estado”. Así quedó recogido en el texto político aprobado en comisión y pendiente de la previsible aprobación por el Plenario del 39 Congreso Federal, y que constituye el programa que el secretario general, Pedro Sánchez, defenderá en los próximos años.

La apuesta es por una “reforma constitucional federal” que preserve la premisa de que la soberanía reside en el conjunto del pueblo español y que perfeccione el reconocimiento del carácter plurinacional del Estado recogido en el artículo 2 de la Constitución.

De esa forma, se mantiene el párrafo contenido en la propuesta que Sánchez presentó durante su campaña de primarias, y se rechazó la enmienda que proponía la eliminación de ese párrafo.

El debate en la comisión encargada de esa parte de la propuesta finalizó con una única modificación respecto del texto inicial presentado por Sánchez, para incluir la referencia a la lealtad institucional e interterritorial como premisa del federalimo. Con esa inclusión, el texto pasó al Plenario, donde previsiblemente será aprobado.

“Las tensiones relacionadas con la organización territorial del Estado han sido una constante en la historia de la España moderna. Y la falta de unas soluciones comúnmente aceptadas han ocasionado tensiones competenciales, y en los últimos años también identitarias, basadas en supuestos agravios comparativos”, dice el texto.

“Ante esta situación”, prosigue, “los socialistas entendemos que el federalismo, con sus premisas de cooperación, colaboración, solidaridad, y lealtad institucional e interterritorial, como se defiende en nuestra Declaración de Granada, puede y debe ser la solución de una España orgullosa de su diversidad y comprometida con el autogobierno de las comunidades que la integran. Una reforma constitucional federal, manteniendo que la soberanía reside en el conjunto del pueblo español, debe perfeccionar el reconocimiento del carácter plurinacional del Estado apuntado en el artículo 2 de la Constitución”.

Cuando se presentó la propuesta, sus coordinadores explicaban que entra en la Declaración de Granada consensuada por todo el PSOE como marco de su modelo territorial. Aseguraban entonces que esa propuesta no implica plantear la existencia de naciones “políticas” diferentes a la española, que sí “naciones culturales” dentro de ella cuyas especifidades deben ser reconocidas.