ESPECIAL EDUCACIÓN

Convocan una concentración en Ponferrada contra la derogación de la ley de prisión permanente revisable

Este jueves el Congreso pretende debatir si sigue adelante con la derogación de la prisión permanente revisable o si, por el contrario, aprueba una enmienda de totalidad sobre esa derogación
Los padres de Diana Quer y Mari Luz Cortes. / Foto: Cuatro TV

Desde la plataforma nacional ‘España con Gabriel’, el niño de Almería desaparecido y hallado muerto 12 días después, presuntamente asesinado, se convoca a una concentración que tendrá lugar este domingo, día 18 de marzo, a las 12:00 horas, en la puerta del Ayuntamiento de Ponferrada, en la que se pedirá “de manera pacífica”, según los organizadores, que no se derogue la ley de prisión permanente revisable, “por que todos tenemos hijos, sobrinos, primos etc”.

La polémica sobre la prisión permanente revisable vuelve a la actualidad con la muerte del niño Gabriel Cruz, y poco antes con la de Diana Quer, cuyo familia y las de otros menores asesinados como Marta del Castillo, Mari Luz Cortes, Ruth y José Bretón y Candea y Amia Oubel pidieron al Congreso de los Diputados que no apruebe la proposición de ley para su derogación. Los padres  de Mari Luz Cortés y Diana Quer han reunido más de dos millones de firmas para que no se derogue la ley. Las familias de otros jóvenes y niños asesinados, como Sandra Palo, Yéremi Vargas y Naiara Briones, entre otras, también se han sumado a la campaña para evitar la derogación de la prisión permanente revisable.

Este jueves el Congreso prevé debatir si sigue adelante con la derogación de la prisión permanente revisable o si, por el contrario, aprueba una enmienda de totalidad sobre esa derogación y tal posibilidad queda por el momento descartada. PP y Ciudadanos quieren que la ley no se derogue, es decir, que se mantenga la prisión permanente revisable. Unidos Podemos y  PNV están a favor de que la ley se derogue. Es por ello que PP y C’s piden al PSOE que se abstenga para que la ley quede se mantenga hasta que el Tribunal Constitucional resuelva el recurso presentado por los propios socialistas en la pasada legislatura.

La prisión permanente revisable es la máxima pena privativa de libertad que existe en el Código Penal español, aprobada en 2015 con los únicos votos a favor del PP.  No obstante, fue avalada por el Consejo Fiscal, el Consejo General del Poder Judicial y el Consejo de Estado. Es una pena de cárcel por tiempo indefinido, si bien, las revisiones periódicas -que se realizarán cumplidos mínimo los 25 años de cárcel, cada dos- realizadas al preso pueden dictaminar que éste recupere la libertad. La prisión permanente se aplica en todos los países de la Unión Europea menos Portugal y Croacia, aunque en España los 25 años de espera mínima para la primera revisión hacen de nuestra ley una de las más duras de la Unión. Desde su aprobación solo ha sido condenada una persona a esta pena, el hombre que mató a sus hijas -Candea y Amia Oubel- en Moraña, Pontevedra, con una sierra y un cuchillo tras drogarlas.

Los que se oponen a esta pena sostienen que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos cataloga la prisión permanente revisable o ‘cadena perpetua’ inhumana y que los casos de reincidencia son minoritarios y debidos en muchas ocasiones a trastornos psiquiátricos -por lo que deberían estar ingresados en instituciones penales psiquiátricas-. También que la Constitución marca que la finalidad de las penas de cárcel es lograr la “reinserción y resocialización” de los condenados, y aunque la pena se someta a revisión, consideran que esos 25 años constituyen un plazo demasiado largo, que anula la motivación de la reinserción. Esta postura la defienden jueces, fiscales y catedráticos, que creen que las emociones de estos sucesos están afectando a un debate objetivo.