Corazón celeste

Con buena cosa te vas a casar que no sirve ni pa pujar sacos !!.

Con estas palabras ,auguró María el futuro de su vecino , causante de sus desvelos.

María cargaba los sacos , no tejía jersey ni cosía camisas , solo lavaba las faldas y mandil , María no conoce pantalón ni conoce hombre ni baile agarrado ni fiesta ,ella solo mira y no se arrima mucho a los mozos, y mucho menos a las mozas que son algo señoritas.

Ella es fuerte , arrea bien las vacas y el macho , arrea bien la lengua cuando alguno le recuerda su soltería, regalando palabras hirientes ante las burlas de alguna moza atrevida.

Y así le pasó a Josefa , que andaba al trapo deslenguado delante de unos cuantos que miraban cuando osada le pregunta ,cuando te vas a casar María !

Y como la misma truena contestó diciendo que ella no era como las otras ni como ella , que con tal de casarse ,que lo mismo lo hacían hasta con el rabo de un lagarto.

El rayo cayó sobre la cabeza de Josefa dejando a los espectadores salpicados por el impacto , y mudos ,y sin ganas de baile ni chismorreo.

No le faltaba razón a María, porque una cosa era casarse con lo que fuera y otra andar siendo fiel a los adentros aunque abrasen , porque no era ella de cualquiera , si no del más guapo!, aunque el guapo se casara con otra .

Hace rato toco la campana De la Iglesia, María anda asomándose desde la calleja para observar a los recién casados , aquella débil muchacha que no carga sacos y el , el vecino bien plantado y trabajador , que bien hubiera estado como un rey casándose con ella.

Pero fiel a sus convicciones y deseos siguió mirando al vecino , acercándose a él en épocas de siega mientras andan en las eras , y siguió cargando sacos mientras sueña e imagina que él la está mirando, y aunque no la mira ni apenas le habla , a ella le da igual, por saberse más guapa y buena moza pero sobretodo por no agarrar lagartos como las otras quedando soltera a buen capricho y antojo .

Y de la vida y de su convencimiento ,surgieron más fantasías que devuelven sonrisas sintiéndose reina de su destino , aguardando a la sombra del árbol que cobija los corazones celestes.

Isasy Cadierno

 

Un comentario en “Corazón celeste

  1. Un aplauso para el artículo que un refleja el buen pensar de las gentes de la tierra y el buen hacer de la autora. Enhorabuena.

Los comentarios están cerrados.