Num: 6917 | Viernes 15 de octubre de 2021
El tiempo - Tutiempo.net
El tiempo - Tutiempo.net

El cribado del cáncer de cuello de útero llegará a todas las mujeres de 25 a 64 años

Castilla y León incorpora una determinación individualizada del riesgo de aparición de lesiones precancerosas

Hospital Río Carrión de Palencia / Wikimedia

Las pruebas de prevención y detección precoz del cáncer de cuello de útero en Castilla y León se extienden a todas las mujeres de 25 a 64 años que tienen o hayan tenido relaciones sexuales. Para ello, se enviarán invitaciones personales para primeras consultas o revisiones, con el fin de no dejar sin cobertura a ninguna mujer de la Comunidad, de acuerdo a lo fijado en la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud.

Los cambios, que se aplican desde el 1 de septiembre según fuentes de la Consejería de Sanidad, también supondrán la incorporación de la prueba del virus del papiloma humano (VHP) como la indicada en el grupo de edad entre 35 y 64 años, eliminando la realización de la citología actual. Esta medida se adopta debido “a las evidencias científicas” que revelan que se puede determinar con más precisión si una mujer presenta una infección, debido a que la PCR tiene una sensibilidad superior al 98 por ciento.

De esta forma se evita tener que hacer de forma primaria una citología, que según recordó Sanidad es una prueba muy específica, que genera “muchos resultados falsos negativos”, por lo que quedaría como prueba secundaria en caso de que la determinación de VPH resultase positiva.

Por tanto, este programa contempla una citología si la mujer tiene entre 25 a 34 años; una prueba del Virus del Papiloma Humano entre los 35 y los 64 años, y si el resultado fuera positivo, una citología.

Además, Castilla y León incorpora, como novedad en España, la determinación individualizada en cada mujer del riesgo de aparición de lesiones precancerosas en función de los antecedentes de anteriores participaciones en el programa y el resultado obtenido en la prueba, lo que según la Consejería permitirá una mejor delimitación de las posteriores actuaciones a realizar.

Sanidad explicó que en el año 2018 se inició la actualización del programa con la realización de las invitaciones personalizadas a las mujeres que en ese año cumplieron 25 años. En 2019 se amplió está invitación a aquellas con una edad comprendida entre los 26 y los 28 años y los 55 y los 64 años. En 2020 se invitó a las mujeres de 29 a 31 y de 50 a 54 y a lo largo de este año se invitará a las que tengan entre 32 y 34 años y entre 45 y 49 años. La Consejería prevé completar las invitaciones poblacionales en el año 2023.

Desde el inicio de la orientación poblacional del Programa hasta el 30 de junio han sido invitadas casi 200.000 mujeres. En 2020, debido a la situación generada por la pandemia por COVID 19 el número de invitaciones remitidas fue inferior a 2019. A lo largo de este año espera alcanzar una número de invitaciones próximo a las 100.000 mujeres.

Además, de las invitaciones de sensibilización, el Programa recuerda a aquellas mujeres que han participado en años anteriores la necesidad de acudir a realizar nuevas pruebas de cribado transcurridos tres años en el caso de las mujeres con una edad entre 25 y 34 años y de 5 años en el resto de las mujeres. En total, desde enero de 2019 se han remitido casi 179.000 cartas para la realización de revisiones.

Resultados

Este programa inició su actividad en el año 1986, ofreciendo en ese momento como prueba de cribado la citología cervical convencional. En 2008, se estableció una nueva estrategia de cribado introduciéndose la determinación de virus del papiloma humano. El número de mujeres que ha acudido ha sido de 78.040 en 2019 y de 51.918 en 2020 y 48455 en 2021 (enero-junio). La tasa de mujeres que han sido derivadas tras la realización de las pruebas de cribado a atención hospitalaria para la realización de pruebas de confirmación se encuentra está alrededor del tres por ciento.

El cáncer de cuello de útero está causado por el virus del papiloma humano (VPH), suele adquirirse por transmisión sexual y presenta una mayor tasa de riesgo entre la población joven (especialmente en las edades de inicio de las relaciones sexuales, entre los 15 y los 25 años) y su prevalencia se incrementa en función del número de parejas sexuales. En Castilla y León, esta enfermedad ocasiona 2,4 muertes por cada 100.000 habitantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© 2021 Actualidad Digital Ibérica. Todos los derechos reservados.