Num: 7015 | Viernes 21 de enero de 2022
El tiempo - Tutiempo.net
El tiempo - Tutiempo.net

Cuatro ayuntamientos bercianos de la cuenca Fabero-Sil exigen a la Junta poner fin al “abandono sanitario” hacia sus vecinos

Berlanga, Fabero, Toreno y Vega de Espinareda hacen suyas las quejas ante el cierre de consultorios y las esperas en la calle, trabas para la atención de consultas o insuficientes medios para urgencias, entre otros graves problemas

Consultorio de Fabero. / Google

Cuatro ayuntamientos de la cuenca Fabero-Sil, en la comarca del Bierzo, aseguran estar ya en ‘parada’ ante la acumulación de cierres de consultorios, deficiencias en la atención y recursos insuficientes que sufren sus vecinos ante la más básica necesidad sanitaria, por lo que exigen a la Junta de Castilla y León, que tiene plenas competencias, que ponga fin al “abandono sanitario”.

Los municipios de Berlanga, Fabero, Toreno y Vega de Espinareda muestran su “enfado justificado”, "el mismo que les manifiestan a sus respectivos alcaldes sus vecinos por la falta de atención digna a los pacientes que, si ya era palpable antes de la pandemia, ahora se ha vuelto endémica".

Así, censuran el cierre técnico de los consultorios médicos, cuyos gastos afrontan “con enorme esfuerzo”,  los municipios, "es decir, los vecinos, para que ahora permanezcan cerrados para ellos por falta de personal sanitario suficiente". Un personal al que, sin embargo, reconocen el esfuerzo personal que realizan a pesar de la “desidia política” de la Consejería de Sanidad, el Sacyl y la Gerencia de Salud. Además, recuerdan ejemplos como los de Matarrosa del Sil o Lillo del Bierzo, que suman un número muy elevado de cartillas sanitarias, aunque se trata de “un problema generalizado” y que afecta hasta el último de los pueblos.

A esto hay que sumar las enormes dificultades para conseguir una cita médica, con un sistema telefónico previo “que es un desastre” y que, a la postre, obliga a los pacientes a esperar en plena calle a ser atendidos. Un panorama “demencial” ahora que termina el buen tiempo.

Los regidores recuerdan que se trata de zonas de salud tan amplias como distintas, y con una considerable dispersión geográfica, por lo que exigen “todos medios que hagan falta” también para atender las urgencias, al menos con dotación de dos médicos y dos profesionales de la enfermería, de manera que si tienen que acudir a una localidad alejada como pueda ser Balouta no quede desatendido el servicio para el resto del territorio.

Los alcaldes de esta cuenca advierten de que “la paciencia” de enfermos, familiares, vecinos, juntas vecinales y municipios “está llegando al límite” por una gestión “que nos da la espalda a los pueblos y es insostenible”. Por eso no descartan valorar medidas más contundentes tras tantos meses de no poner remedio a la prestación de un servicio “que siempre es básico, pero con esta crisis sanitaria lo es más que nunca”.

Esta entrada tiene 1 comentario(s).

  1. Pues vayámonos acostumbrando porque antes de la pandemia del coronavirus la Junta de CyL ya tenía previsto poner en marcha un plan para la sanidad rural consistente en hacer desaparecer las consultas médicas diarias en los pueblos más pequeños cerrando sus consultorios médicos y creando otros llamados Consultorios Rurales de Agrupación (CRA) a los que acudirían preferentemente todos los enfermos que vivan a un máximo de media hora, "con transporte a la demanda" para desplazarlos, habrá que verlo para creerlo. El plan se iba a ensayar el la comarca de Aliste. Llegó la Covid19 se cerraron los consultorios rurales y así que nos los han dejado.
    En la provincia leonesa este plan es un verdadero problema ya que buena parte de sus 211 municipios tienen carácter rural, existen más de 1.500 pueblos y algunos municipios que suman hasta una cuarentena de pueblos dependientes de un único consistorio, a lo que hay que sumar la orografía, las condiciones climatológicas y las carreteras de aquellos pueblos de las comarcas de montaña.

Los comentarios han sido cerrados.

© 2022 Actualidad Digital Ibérica. Todos los derechos reservados.