De un deber cumplido dos siglos después