La Dirección General de Policía ha comunicado que la firma electrónica de los documentos nacionales de identidad expedidos a partir de abril de 2015 queda desactivada temporalmente,  tras conocerse que el chip de los documentos podría ser objeto de ataques informáticos.  La medida se ha tomado después de que una investigación publicada recientemente por una universidad de la República Checa haya señalado que el ‘chip’ de los nuevos DNI españoles podría ser “vulnerable”. La Policía ya trabaja en mejorar la seguridad de los chips, modificando sus funcionalidades para garantizar  con ello “la máxima seguridad y confidencialidad en la utilización de la autenticación y firma electrónica en España”.

Los documentos cuyos certificados pudieran resultar afectados son los que tienen el número de soporte posterior al ASG160.000 (ver imágenes), que fueron expedidos a partir de abril de 2015. La Policía recuerda que estos DNI siguen siendo válidos como documentos de identificación (para cualquier tipo de trámite administrativo, mercantil, privado) y como documentos para viajar a los países de la UE. Una vez que los chips sean actualizados se avisará a los poseedores del carné para que recojan una nuevo.