La concentración de ozono, que durante la tarde del sábado alcanzó registros “moderados” que se encontraban cerca del umbral que obliga a las administraciones a informar a la población, se normalizó a última hora y ahora arroja “valores seguros”.

Según se desprende de los datos obtenidos por las estaciones de la Red de Control de la Calidad del Aire en la zona atmosférica del Bierzo, se ha registrado un descenso de la concentración de ozono, por lo que las recomendaciones vertidas el sábado, que aconsejaban no realizar actividad física exigente durante las horas centrales del día, ya no son necesarias.

Las altas concentraciones de ozono troposférico, conocido como ozono ‘malo’ y que nada tiene que ver con la capa que filtra la radiación ultravioleta, pueden provocar irritación y problemas respiratorios, especialmente entre aquellos que padecen enfermedades crónicas.