Num: 7327 | Martes 29 de noviembre de 2022
El tiempo - Tutiempo.net
El tiempo - Tutiempo.net
Opinión


Algunos han querido dejarlo en anédota. Pero no, durante estas últimas semanas en Italia, Sudamérica, España y todos los países con mayoría católica la noticia ha corrido como un reguero de pólvora por medios de comunicación  y redes sociales. Se trata de la macrofiesta de despedida que celebró el pregonero de la Semana Santa de Ponferrada y ex ecónomo de Astorga, Ángel Lucio Vallejo Balda, en la terraza del palacete oficial en la Ciudad del Vaticano.

El cesado secretario para la Prefectura de los Asuntos Económicos del Estado Papal, con poco más de un año en el cargo, fue "fichado" por el cardenal Bertoni, ahora también apartado de la curia, en los últimos tiempos del Papa Benedicto XVI. Vallejo Balda fue de facto el número dos del equipo económico. Algo así como un secretario general del Ministerio de Economía y Hacienda si hacemos paralelismo con la Administración Pública española. Su misión era la de enmendar los desmanes crónicos heredados de aquellos terribles años del Banco del Vaticano y Banca Ambrosiana, y unificar todos los institutos y organismos financieros en uno, transparente al máximo y más eficaz. En suma, un trabajo de ingeniería financiera, que tanto practicó en la vetusta Astorga y que tan buenos rendimientos económicos reportó, aunque también con sus dosis de sombras, dudas y escándalos como Gescartera y demás.

La llegada del Papa Francisco pilló con el pie cambiado al equipo 'cronificado' de Benedicto XVI. Uno por uno, con el silencio y la diplomacia habitual en la Iglesia, fueron invitados a salir de sus importantes cargos. En esos meses de zozobra interna, la Secretaría Económica trabajó duro para entregar, con otro grupo de purpurados, los deberes hechos en tiempo récord. Y casi a la limón, Francisco puso fecha de caducidad al organismo. El ex ecónomo ha aprovechado su pregón de Semana Santa en Ponferrada y su visita a Astorga de hace unas semanas para proclamar que "mi trabajo terminó. Ahora seguiré al lado del Papa". Lo que ha sido en términos de mercadotecnia un 'ponerse la medalla' por los servicios prestados.

Para finiquitar el organismo, y la excusa de una canonización multitudinaria,  no se le ocurrió otra que celebrar en las terrazas del Vaticano, a pleno sol de  primavera, un  fiestón de padre muy señor mío. Existen fotos que lo atestiguan. Y con un precio por la bebida y las viandas, amén de la música, clásica eso sí, en vivo y en directo, que ha escandalizado al propio Papa Francisco. El sucesor de Pedro, cuentan las crónicas vaticanas y los corresponsales españoles allí, "agarró un rebote del tres por no predicar con el ejemplo que su nuevo estilo es más moderado y espartano".

Una mancha de tinta más en el ya no inmaculado expediente del padre Ángel Lucio. Quien por sus méritos quiso contar con una "Despedida... en las alturas".

"L'Espresso" asegura que la "anfitriona" y "organizadora" de la fiesta fue la controvertida Francesca Chaouqui, una joven relaciones públicas asesora de Francisco que también forma parte del COSEA.
"L'Espresso" asegura que la "anfitriona" y "organizadora" de la fiesta fue la controvertida Francesca Chaouqui, una joven relaciones públicas asesora de Francisco que también forma parte del COSEA. Ella lo desmiente.

 

foto fiesta
En las fotografías se ve cómo entre los invitados estaban algunos periodistas famosos en Italia como Bruno Vespa o Maria Latella, y Marco Carrai, colaborador y brazo derecho del primer ministro Matteo Renzi, pero también el presidente del Banco Vaticano, el IOR, Ernst von Freyberg.

 

foto 3
La fiesta costó 18.000 euros a los patrocinadores privados, Assidai, el seguro médico de los altos dirigentes, que pagó 13.000 euros para las sillas y estructuras desde las que se pudo gozar de la espectacular vista de la Plaza de San Pedro, y la petrolera Medoilgas, que financió los 5.000 euros del bufé.

 

En las imágenes se ve cómo el encargado de distribuir la comunión fue Lucio Angel Vallejo Balda, secretario de la prefectura vaticana de Asuntos Económicos y miembro de la Comisión investigadora de los organismos económicos y administrativos de la Santa Sede (COSEA). "No hablo de la azotea. Gracias a Dios tenemos otros problemas", fue la respuesta de Vallejo Balda a las preguntas que le hizo el semanario italiano sobre esta comida
Según L'Expresso, al Papa no le gustó que se celebrase una Eucaristía en la fiesta. Lucio Angel Vallejo Balda distribuyó la comunión. "No hablo de la azotea. Gracias a Dios tenemos otros problemas", fue la respuesta de Vallejo Balda a las preguntas que le hizo L'Expresso sobre esta comida.

 

Fotos: Dagoscopia.com / L' Expresso /

 

Esta entrada tiene 2 comentario(s).

  1. Al final Dios escribe recto con linias torcidas, cada uno recibe su merecido, así le ha pasado a Vallejo. No es que me alegre... pero eso.

  2. A tomar por culo tu carrera de trepa, Vallejo. Coge el pico y la pala que tu crédito se acabó para siempre en el Vaticano. Puerta cerrada in saeculo seculorum

Los comentarios han sido cerrados.

FIJA DESKTOP
RANDOM DESKTOP
RANDOM DESKTOP
RANDOM DESKTOP
RANDOM DESKTOP
RANDOM DESKTOP
RANDOM DESKTOP
la encuesta

¿Está de acuerdo en la normativa que va a regir el tráfico bajo de emisiones en una parte de la ciudad de Ponferrada?

Cargando ... Cargando ...
PROGRAMACION TV
Programación TV
EMPLEO
ofertas empleo ponferrada
WHATSAPP
Canal Whatsapp El Bierzo Digital
ROBA PAGINAS MONEY
© 2022 Actualidad Digital Ibérica. Todos los derechos reservados.