ESPECIAL EDUCACIÓN

La DGT inicia una campaña de vigilancia sobre el cinturón y los sistemas de retención infantil

El pasado año fallecieron en Castilla y León 13 personas en vías interurbanas que en el momento del accidente no utilizaban estos mecanismos de seguridad

La Dirección General de Tráfico desarrolla esta semana, desde el lunes y hasta el próximo domingo 12, una nueva campaña de vigilancia y control centrada en el uso del cinturón de seguridad y de los sistemas de retención infantil (SRI).

El objetivo fundamental de la misma es que todas las personas ocupantes de los vehículos, adultos o menores y viajen en el asiento que viajen, hagan uso del cinturón de seguridad o del adecuado SRI. Para ello, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y los de las policías autonómicas y locales que se unan a la campaña, aumentarán la vigilancia de estos dispositivos de seguridad en todo tipo de vías.

También se intensificará la vigilancia de su uso desde el aire, con los helicópteros y drones de los que dispone de la DGT, así como con el control automatizado que se lleva a cabo a través de las 24 cámaras colocadas tanto en vías convencionales como en vías de alta ocupación.

A pesar de que los datos demuestran que el cinturón es el dispositivo que más vidas ha salvado y salva en la carretera, puesto que su eficacia reduce a la mitad el riesgo de muerte en caso de accidente, aún hoy, a nivel nacional, el 25 por ciento de los fallecidos en siniestros viales sigue sin hacer uso del mismo. De hecho, en 2022, fallecieron en vías interurbanas 142 personas que viajaban en turismo y furgoneta y que no llevaban puesto el cinturón de seguridad en el momento del siniestro. En Castilla y León, el 17 por ciento de los fallecidos en turismo y furgoneta no lleva puesto el cinturón, 13 fallecidos.

La Ley de Tráfico y Seguridad Vial sanciona con cuatro puntos no llevar puesto el cinturón de seguridad, los mismos que se detraen por no utilizar el sistema de retención infantil adecuado o no hacerlo de la manera correcta.

En el caso de los niños, desde la DGT se destaca que la utilización de los sistemas de retención infantil es aún más importante ya que los datos demuestran que nueve de cada diez lesiones infantiles graves o mortales se habrían evitado si se hubieran utilizado los sistemas de retención obligatorios y que, en caso de accidente, las lesiones se reducen hasta en un 75 por ciento con un uso adecuado de los mismos.

En España es obligatorio que los menores de edad con una altura igual o inferior a 135 centímetros utilicen de manera correcta el sistema de retención infantil adecuado a su talla y peso, siendo recomendable hasta los 150 centímetros.

Los menores deberán ir obligatoriamente sentados en los asientos traseros, salvo cuando el vehículo no disponga de ellos, ya estén ocupados por otros menores o no sea posible instalar en ellos todos los sistemas de retención infantil, y se recomienda que viajen en sentido contrario a la marcha, si es posible hasta los cuatro años, y obligatoriamente hasta los 15 meses.